[adinserter block="1"]
Erupciones VolcanicasGalería de ImágenesNoticias

El volcán Etna se está moviendo en dirección al Mediterráneo

Un estudio calcula el desplazamiento del conjunto del monte Etna y, pese a no ser una amenaza inminente, sugiere que se siga vigilando el fenómeno

Un equipo de investigadores del Reino Unido y Francia ha encontrado evidencia que indica que el monte Etna, en Sicilia (Italia) se desplaza desde hace años en dirección a la ciudad de Giarre y la costa del Mediterráneo. Los primeros datos sobre este desplazamiento natural han sido publicados en un artículo en el Bulletin of Volcanology, después de 11 años de seguimiento de este fenómeno.

[adinserter block=»5″][adinserter block=»4″]

El Etna es el volcán más activo de Europa. Está situado en la parte oriental de la isla de Sicilia y ha entrado en erupción aproximadamente 200 veces desde 1500 a.C., la fecha de la erupción más antigua registrada. Fue visto por última vez en erupción el año pasado.

El volcán siciliano ha sido objeto de estudio del equipo que ahora lidera John Murry, desde hace más de cuatro décadas. Como parte de esta investigación, los firmantes de este artículo muestran los datos conseguidos con ayuda de dispositivos GPS muy precisos, situados en diversos puntos de la montaña.

Los datos de estos dispositivos permitieron al equipo observar que la montaña se ha estado moviendo en los últimos 11 años a un ritmo medio de 14 milímetros por año. Los autores indican que, independientemente de la actividad volcánica, la montaña se está desplazando en su conjunto porque está situada sobre una base de sedimentos sueltos en una pendiente de aproximadamente tres grados.

En concreto, el Etna se está moviendo en dirección este-sureste hacia la ciudad de Giarre; aunque afortunadamente el viaje será de muchos años porque la ciudad se encuentra a unos 15 km de distancia de la montaña.

El deslizamiento del Etna es el primer fenómeno de este tipo que se demuestra en un volcán activo entero. Los autores indican que el movimiento detectado no es una amenaza inminente para las personas de los alrededores, pero sí sugieren que debería tenerse estos datos en cuenta para futuros estudios y vigilancia en casos de emergencia.

Investigaciones previas de otros equipos han indicado que los volcanes que se mueven pueden sufrir fallas masivas, ya que la parte de la montaña que se encuentra delante finalmente cede bajo presión. Más importante aún, el monitoreo de la montaña en busca de señales de una erupción inminente necesita la explicación del movimiento de la montaña para ofrecer estimaciones razonablemente precisas de la actividad volcánica, indican los autores.

A través de
La Vanguardia
Etiquetas
Suscribirse
Notificarme
guest
0 Comentarios
Opiniones en linea
Ver todos los comentarios
Botón volver arriba

0
Nos encantaría saber lo que piensas, por favor comenta.x
()
x
Cerrar
Cerrar