Galería de ImágenesLibros, Cine y TelevisiónNoticias

Top 15 películas de catástrofes y apocalípticas

Películas de catástrofes como San Andrés, que acaba de llegar a nuestros cines, ha habido muchas a lo largo de la historia. Entre ejemplos de verosimilitud y desgracias reales, como edificios derrumbándose por terremotos, maremotos, tsunamis, etc. también hemos visto historias de corte apocalíptico y ficticio que no están muy alejadas de las tragedias veraces.

Es el momento perfecto para recordar las películas más conocidas de todo este perfil, algunas de las cuales son todo un referente dentro de su temática. Así que, sin más dilación, vamos con este exhaustivo repaso a las películas de catástrofes y de aquellas que cuentan con las tramas apocalípticas más significativas de los últimos tiempos. Con todos ustedes, las disaster movies más conocidas.

El día de mañana (2004)

Roland Emmerich es el arquetipo de realizador moderno experto en películas de catástrofes. El desastre que propugnaba en este film tenía que ver con el elevado descenso de temperaturas que podrían provocar el fin absoluto de la Humanidad tal y como se conocía hasta entonces. El calentamiento global y su crítica son el mensaje positivo a remarcar. Los efectos especiales son el protagonista absoluto de la película, que por el resto de situaciones muestra bastante vacuidad.

Independence day (1996)

Will Smith se encargó de transformar en éxito esta cinta que si bien no muestra un desastre natural, sí se acerca a la ciencia ficción trufada de catástrofe para el ser humano. Dirigía el antes mencionado Roland Emmerich, auténtico especialista en crear películas similares con distintos envoltorios, casi siempre con acierto en taquilla. Pero seamos justos, porque la posible destrucción de la Tierra a cargo de naves invasoras, un día antes de celebrar

2012 (2009)

Rodada tres años antes de lo que su título quería predecir a modo de apocalipsis maya, contó con el tirón de John Cusack para tratar de evitar el desastre (valga el juego de palabras). Otros rostros como Woody Harrelson o Danny Glover pasaban por allí pero era Cusack el que vivía la aventura del personaje que veía cómo se destruía la costa oeste de EEUU ante sus ojos, tratando de salvar a sus pequeñas. Excesiva duración para esta cinta de Roland Emmerich donde el cineasta se recreaba y no dejaba edificio en pie.

Twister (1996)

Con guion del escritor Michael Crichton (Parque Jurásico) y su esposa, esta cinta sobre expertos que quieren analizar tornados en el estado de Oklahoma, no pasará a la historia. Sin embargo tenía el potencial de ver a Helen Hunt, Bill Paxton y un Philip Seymour Hoffman al que cada día echamos más de menos. De las primeras cintas en utilizar los efectos digitales a destajo, algo a lo que hoy en día estamos ya más que acostumbrados.

Lo imposible (2012)

J. A. Bayona  y su gran producción internacional con Naomi Watts, Ewan McGregor y el joven Tom Holland. Viene al pelo mencionar que este jovencito está de actualidad porque ha sido elegido para encarnar al nuevo Spiderman. Bayona llevaba a la gran pantalla, usando bien los efectos especiales y sin apabullar demasiado, la historia real de una familia catalana que se vio afectada por el tsunami que arrasó Tailandia en 2004. Segundo film de Bayona que nos hace esperar mucho de su siguiente proyecto: Un monstruo viene a verme.

Soy leyenda (2007)

Will Smith como único habitante del planeta. Ese es el concepto básico a nivel fílmico que se extrae de un filme algo básico pero algo importante al mismo tiempo. Profundizando se diría que la original novela de Richard Matheson queda algo desdibujada (porque el texto es bueno de verdad). Dirigía Francis Lawrence y nos remitía a un virus que provocaba el fin de todo alma viviente (excepto Will, claro, que era inmune).

Deep Impact (1998)

Mimi Leder recreaba una película que mezclaba aspectos catastrofistas con ciencia ficción pero lo hacía utilizando tramas paralelas y personajes no bien encadenados entre sí. Otra vez lo mejor, como en casi todos estos filmes, los rostros elegidos para aparecer y los efectos especiales. Desfilaban por allí los especialmente reconocibles Morgan Freeman, Robert Duvall, Elijah Wood y Vanessa Redgrave.

Contagio (2011)

Steven Soderbergh reunió posiblemente al mejor reparto de su carrera en un solo film: Matt Damon, Jude Law, Kate Winslet, Gwyneth Paltrow y Marion Cotillard al frente. Demasiado caleidoscópico en su concepción, el film mezcla ciencia con apocalipsis y derrota del ser humano, que al fin y al cabo es lo que todas estas producciones terminan buscando. Irregular cinta pero tiene una magia especial imperceptible por raro que pueda parecer cuando se está viendo y que llega después de terminarla.

Godzilla (1998)

El alemán Roland Emmerich de nuevo se ponía al mando de este proyecto en el que materializaba la ficción del mito que ya había sido anteriormente narrado en Japón. Tras el éxito de Independence Day estaba claro que Emmerich seguiría rodando en la misma línea que venía llevando hasta entonces: dando empaque sobre todo a los efectos especiales para dar viveza al caos y la destrucción.

Titanic (1997)

La película romántica del momento, vista por millones de personas en todo el planeta y con la que James Cameron se convirtió en «el rey del mundo». Once Oscars para este producto comercial que funcionó en la industria de Hollywood. También hizo olvidar a los cinéfilos que existía otra película homónima sobre el famoso trasatlántico realizada en los años 40 (que básicamente promulgaba propaganda de carácter nacionalsocialista). Una de las mejores curiosidades del film de Cameron es que Kate Winslet odiaba la canción de Celine Dion aunque también nos quedamos con la amistad real que surgió entre DiCaprio y Winslet (que a día de hoy perdura). La reedición en 3D de 2012 fue un «sacacuartos» pero muchos picamos por curiosidad y fuimos al cine de nuevo a verla.

Hijos de los hombres (2006)

Brad Peyton, director de San Andrés, nos confesaba que junto a Titanic le había servido de cierta inspiración esta película de Alfonso Cuarón con un Clive Owen bastante sólido y una Julianne Moore igual de remarcable que siempre. Es uno de los mejores títulos de los últimos tiempos, que mostraba gran ambición y realismo en un Londres apocalíptico, donde el trabajo de cámara con inolvidables planos secuencia se tornó fundamental.

Estallido (1995)

Merece la pena verla por la dupla Dustin Hoffman y Morgan Freeman. Recupera la esencia de las catástrofes del cine de serie B de los 70 con cierta maestría. Entre los atisbos de ciencia y el mundo de los virus que desarrolla en su primera parte está la mejor sintonía de la cinta. El desarrollo se malogra hasta dar paso a la acción pura y dura, a menudo sin fuste ni necesidad. Con todo, loable en su género. Dirigía Wolfgang Petersen.

El coloso en llamas (1974)

¿Un reparto con Steve McQueen, Paul Newman, William Holden, Fred Astaire, Robert Wagner… y Faye Dunaway y Jennifer Jones? Espectacular casting. Los directores John Guillermin y Irwin Allen llevaron a la gran pantalla la tragedia de un impresionante rascacielos invadido por el fuego en una de las películas de tragedias y desastres que han visto varias generaciones. Las maquetas de aquella época no tenían que envidiar nada a los efectos digitales de otros films posteriores. Dos «héroes normales» (Newman y McQueen) eran nuestros ídolos mucho antes de que llegara John McClane a La Jungla de Cristal muchos años después. El título original para el que le interese buscarla y que repetía hasta la extenuación su tráiler original es The Towering Inferno. Y la película está bastante bien; queda dicho.

Volcano (1997)

Mick Jackson dirigía esta cinta sobre una California (más concretamente Los Ángeles) amenazada por la posible erupción de un temible volcán. A Tommy Lee Jones le tocaba ser el héroe del asunto. Hay en ella partes entretenidas, y por eso forma parte de este listado, aunque seguramente ni Lee Jones ni Anne Heche (su partenaire en el film) la elegirían como la mejor cinta de sus respectivas carreras.

La guerra de los mundos (2005)

Spielberg metiendo mano a la obra de H. G. Wells ya era suficiente motivo para que la gente se interesara por saber cuál sería el resultado de aquella invasión alienígena que tan bien se contó en novela muchos años antes. Tom Cruise se metía en la piel de aquel Ray Ferrier que nada tenía que ver con su papel de Minority Report (anterior trabajo conjunto de Spielberg/Cruise). Si alguien pide comparar ambas cintas quizá gane Minority pero este remake de la película de 1953 era igual de buena o incluso mejor casi en cuanto a efectos especiales se refiere. El nivel de apocalipsis retratado en la primera media hora, lamentablemente, no se mantuvo después.

(Fuente: es.ign.com)

 

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Inicia sesión o comenta como invitado
avatar
  Suscribirse  
Notificarme
Botón volver arriba

Centro de preferencias de privacidad

Cookies imprescindibles

Se usan para almacenar tu nombre, correo, IP y demás datos que dejas en los formularios de comentarios, contacto, acceso y tus preferencias de privacidad.

AUTH_KEY, SECURE_AUTH_KEY, LOGGED_IN_KEY, NONCE_KEY, comment_author, comment_author_email, comment_author_url, rated, gdpr, gawdp

Cookies de terceros

Usamos cookies de terceros en las que se almacenan externamente para conocer tus usos de navegación, si ya estás suscrito al boletín y los elementos compartidos en redes sociales

google.com, doubleclick.net, googlesyndication.com, facebook.com, onesignal.com
1P_JAR, AID, APISID, CONSENT, DSID, HSID, IDE, NID, OGP, OGPC, OTZ, SAPISID, SID, SIDCC, SSID, TAID, ___tg_vis, ___tg_vis_sec, __gads, __qca, __uis, cX_P, opti-position, opti-userid
act, c_user, datr, fr, locale, pl, sb, wd, xs
_OneSignal_session, __cfduid, _ga, _gid, intercom-id

Cerrar