Galería de ImágenesNoticiasTerremotos

Se registra un terremoto de 3,2 grados en Navarra

Como ya comentamos en el articulo “España registra una ola de pequeños sismos”, España vuelve a ser noticia referente a sismos. Ahora le toca el turno a la comunidad de Navarra, donde numerosos vecinos afirman haber sentido el movimiento.

El terremoto de magnitud 3.0 con epicentro en Olabe se ha hecho sentir en buena parte de la comarca de Pamplona a las 11:04 h de este miércoles, según registros del Instituto Geográfico Nacional y del Centro Sismológico Euromediterráneo, que en un principio registraron una magnitud de 3.2. Decenas de vecinos de Egüés, Gorráiz, Huarte, Olloki, Ansoáin, Berriozar, Elcano, Mutilva Baja, Pamplona, Sarriguren o Villava han podido sentir el breve seísmo, y algunos han reportado «un fuerte crujido» y movimiento de ventanas, estanterías y objetos.

El Centro de Gestión de Emergencias 112 SOS-Navarra ha recibido varias llamadas de vecinos, sobre todo de los municipios de Huarte, Esteribar y Egüés. No se tiene constancia de que el seísmo haya dejado daños materiales ni personales y no se ha realizado ninguna intervención como consecuencia de este temblor de tierra.

Navarra ha venido registrando en los últimos días distintos terremotos que han sido de menor intensidad. Así, por ejemplo, este mismo martes se registró un terremoto de magnitud 2 con epicentro en Elizondo y el domingo el Instituto Geográfico Nacional detectó otro movimiento sísmico en Beriáin de 1,5 grados. También se registró un terremoto el pasado 18 de octubre en Burguete con una intensidad de 2,5 grados.

Navarra ha registrado casi cuatro centenares terremotos en lo que va de año. Los medios han estado volcados con el fenómeno sísmico desde el principio del ya denominado año de los terremotos y a estas alturas prácticamente toda la población sabe que está incluida en la tercera zona más sísmica de la península: la falla de Pamplona. El seísmo de este miércoles coincide con la llegada de precipitaciones en las últimas horas.

EL AÑO DE LOS TERREMOTOS

El 14 de febrero hubo un pequeño terremoto en Salinas de Pamplona. Nadie podía imaginar que meses después ese sería el inicio de una serie sísmica con 310 terremotos en apenas 3 meses. Todos estos terremotos que han causado incluso que el Parlamento de Navarra se interesase por lo que estaba ocurriendo en la zona. Antonio Aretxabala, el geólogo que ha estudiado en profundidad este suceso, compareció ante los políticos y les explicó la teoría de la hidrosismicidad, que es la que apunta como la posible causante de estos movimientos en el Perdón. Es decir, la cantidad de lluvia y nieve que cayeron el pasado invierno han saturado de agua los suelos. Los movimientos en la sierra son los que han incentivado a la falla de Pamplona.

El Gobierno de Navarra decidió en Semana Santa, unos dos meses después de que empezase todo, distribuir 7500 folletos por la zona y, más adelante, también lo hicieron por el norte. Tras varias quejas, también se editaron folletos en euskera para distribuir, ya que solo se había hecho en castellano. En esos dípticos explicaban qué hacer en caso de que hubiese un terremoto de dimensiones catastróficas, algo difícil que ocurra en Navarra, según los expertos.

INCERTIDUMBRE

La sierra del Perdón está acostumbrada a sentir movimientos. Los vecinos, con los primeros seísmos, no le dieron gran importancia, pero sí que se han visto sorprendidos por la cantidad de veces que ha temblado la tierra (ayer mismo en Biurrun ocurrieron dos nuevos movimientos y otro más en Beriáin que elevan la cifra a 313) y, sobre todo, por la intensidad.

Desde que comenzó la actividad sísmica, apenas hubo 16 días de calma (el primer mes solo 3) sin temblores. El primero más importante llegó el 18 de marzo, cuando Uterga registró un temblor de 2,6 de intensidad.

Posteriormente ha habido más importantes, pero ese fue el primero que se dejó sentir más allá de la sierra, llegando incluso a Pamplona y su cuenca. Los movimientos en el Perdón provocaron que la falla de Pamplona comenzase a estar activa y, así, tres días después del movimiento en Uterga, hubo otro con epicentro en Ciriza, en este caso de un punto más, 3,6. También se sintió en Pamplona y su cuenca. Apenas 48 h más tarde, el epicentro se trasladó a Etxauri, a escasos kilómetros del anterior y su intensidad subió hasta 4,1. Al ser de madrugada la alarma cundió bastante menos ya que, aunque se dejó notar, lo sintió un porcentaje de población menor. El último, y el más importante, de 4,2 ocurrió de nuevo en la sierra del Perdón, en Salinas, el pasado 20 de abril y despertó de nuevo cierta inquietud en Pamplona ya que notó nítidamente.

Ningún temblor ha dejado daños más allá de algún objeto roto pero sí que ha causado cierta preocupación en la población que solo ha sido resuelta por los estudios de un geólogo sin ayuda pública alguna.

(Fuente: noticiasdenavarra.com)

Etiquetas
Suscribirse
Notificarme
guest
0 Comentarios
Opiniones en linea
Ver todos los comentarios
Botón volver arriba
0
Nos encantaría saber lo que piensas, por favor comenta.x
()
x
Cerrar
Cerrar