A Tener en CuentaGalería de ImágenesNoticiasTe Recomendamos

Quedan “3 minutos” para el Fin del Mundo

Apunten la siguiente cita: martes, 26 de enero a las 7:30 pm (hora española). Será el momento en que los estudiosos del Bulletin of Atomic Scientist situarán el minutero del ‘Reloj del Fin del Mundo’ en la posición que, según sus parámetros, corresponde al tiempo que queda para que la humanidad sea destruida a consecuencia del desarrollo tecnológico.

Remontémonos unas cuantas décadas: en 1945, los científicos que desde la operación Manhattan desarrollaron la bomba atómica crearon el Bulletin, publicación en la que alertaban a la comunidad científica de los excesos tecnológicos que podrían llevarnos a nuestra propia desaparición.

El inicio de la Guerra Fría les dio a estos hombres suficiente material para, cada año, estudiar lo cerca que nos encontrábamos del Doomsday: el Apocalipsis. Fueron ellos los que introdujeron en el debate público la posibilidad real de una destrucción mutua entre los dos polos enfrentados en la Guerra Fría.

El Bulletin of Atomic Scientist describe el Reloj del Fin del Mundo como “un diseño de reconocimiento internacional que demarca lo cerca que estamos de destruir nuestra civilización con las tecnologías peligrosas que nosotros mismos hemos creado”. Estas tecnologías, que son anualmente identificadas por parte de los mismos científicos que escriben la revista, incluyen “las tecnologías del cambio climático, biotecnología emergente y cibertecnología que podrían infligir daños irrevocables, además de la geoingeniería para combatir el cambio climático que podría conllevar consecuencias no intencionadas con efectos devastadores”.

Contando los minutos para nuestra desaparición

Pero el fin de la Guerra Fría y su implícita escalada de armamento nuclear no supuso la salvación de la civilización: en la actualidad existen diversos factores de riesgo que hacen peligrar nuestra presencia en la tierra. El pasado año, los expertos situaron la aguja del reloj a 3 minutos de la medianoche, lo que traducido al lenguaje común significa que en enero de 2015 existían evidencias suficientes para concluir que el desarrollo de determinadas técnicas nos había situado bastante cerca de la destrucción de la vida humana.

Según ellos, el contexto era alarmante. El ébola causaba estragos en la parte más oriental del continente africano, lo que incitaba a pensar que la extinción ya no vendría de la mano de ninguna escalada balística, sino de las investigaciones científicas que cobijan el desarrollo de armas bacteriológicas.

Quedan 3 minutos fin del mundo

Huyendo de la entropía

“Una catástrofe climática se cierne –pero no es inevitable”. Así comenzaba el comunicado que este think tank estadounidense lanzó el pasado año después de haber adelantado el icónico reloj desde los cinco a los tres minutos de distancia de la media noche. Un nivel que esta peculiar clepsidra no alcanzaba desde los tiempos más álgidos de la Guerra Fría. Está por ver si el reciente acuerdo internacional contra el cambio climático ha conseguido rebajar las expectativas apocalípticas de estos científicos.

Unida a la alarma medioambiental, y enfocada a través del mismo prisma catastrofista, los ‘atómicos’ suman la cuestión relativa al desarrollo de la tecnología nuclear y llaman a la ciudadanía a protestar contra ella para “vivir libres de la destrucción de las armas nucleares”. Este enfoque, casi belicista, de un progreso que consideran peligroso y generador de inestabilidad geopolítica, ha suscitado numerosas críticas por parte de otros científicos y estudiosos.

Las críticas desde otros grupos apuntan con acidez a esta comunidad, a la que califican de lobby que aboga por la no proliferación de instalaciones nucleares. Desde Breakthrough Foundation, el periodista Will Boisvent afirma que este reloj “es un obstáculo para el progreso”. Añade además que “simboliza un mundo paralizado al borde de la catástrofe, en el que cualquier avance relevante nos acerca al abismo”. Y concluye: “es una fórmula de inacción, en vez de movilización”.

(Fuente: expansion.com)

 

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificarme
Botón volver arriba

Cerrar