Galería de ImágenesNoticiasTormentas Solares

Los peligros de las tormentas de radiación y luz ultravioleta solar

Pese a los numerosos estudios y a la gran cantidad de telescopios que observan el comportamiento del Sol, muchas interrogantes existen aún, entre ellas, las tormentas de radiación y luz ultravioleta solar.

Durante las llamadas tormentas solares, el Sol puede hacer erupciones y eyecciones de masa coronal, que si van dirigidas a la Tierra a gran velocidad provocan efectos en nuestro planeta.

“La luz ultravioleta del Sol puede mostrarnos el origen de las tormentas solares, las cuales pueden provocar cortes de energía, interrupciones de teléfonos celulares, y los retrasos en el envío de paquetes debido al desvío de aviones de zonas más polares», comentó Joseph Gurman, científico del Observatorio Solar y Heliosférico, y del Observatorio Solar de Relaciones Terrestres (SOHO), en un reporte de la NASA de agosto.

En la foto principal del Observatorio de Dinámica Solar (SDO), se observa una llamarada que estalló en el lado izquierdo del Sol. Al respecto el equipo de SDO explicó que estas «son explosiones de radiación de gran alcance. Las radiaciones nocivas de una llamarada no pueden pasar a través de la atmósfera de la Tierra y afectar físicamente a los seres humanos sobre el terreno, sin embargo, cuando son lo suficientemente intensas pueden perturbar la atmósfera en la capa donde viajan las señales de GPS y las comunicaciones».

La llamarada del 24 de agosto se clasificó como una llamarada M5. Este tipo de llamaradas de clase M son diez veces menos potentes que las llamaradas más intensas, llamadas de clase X.

El problema que se presenta es que mucho de lo que emite el Sol no es visible, es decir, no está compuesto de ondas de luz visible, sino invisible, y son éstas las que más preocupan­.

Durante el 6 de agosto de 2010, el  telescopio SDO mostró una llamarada en la parte izquierda del Sol y una eyección de masa coronal en la derecha. Al mismo tiempo nuestra estrella emitió rayos ultravioleta a niveles extremos.

“Ciertas longitudes de onda, o bien no pasan a través de la atmósfera de la Tierra [por el campo magnético], o no pueden ser vistas por nuestros ojos, por lo que no podemos usar telescopios ópticos normales para mirar el espectro», agregó Dean Pesnell, científico del Observatorio de Dinámica Solar (SDO), en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Maryland, EE.UU.

Para observar las luces invisibles, SDO cuenta con cuatro telescopios a través de los cuales se observa el espectro ultravioleta que emite el Sol. En espejos con filtros especiales “los fotones entrantes se graban como píxeles y se convierten en señales eléctricas, similares a la forma en que la cámara de un teléfono celular capta la luz visible”.

“Es exactamente el mismo proceso si se trata de la luz ultravioleta, luz infrarroja, luz visible, u (ondas de) radio», comentó Joseph Gurman.

«En este caso estamos tratando de entender cómo cambia el Sol y cómo esos cambios afectan a la vida aquí en la Tierra”, agregó.

En el 2011 la NASA comunicó que comprobaron que una mayor radiación ultravioleta existe no solo cuando el Sol emite una llamarada que genera la descarga pick de rayos X, sino que también existe un efecto retardado después de esta llamarada pick, en que la energía total ultravioleta es a veces mucho más peligrosa que la anterior.

El afán de los científicos desde los tiempos remotos, es llegar a predecir cuándo pueden ocurrir los poderosos eventos solares, tales como las eyecciones de masa coronal, y las erupciones solares que a veces pueden llegar ser más devastadoras.

Peligros tormentas de radiación
El Sol el 24 de agosto de 2014 durante una «tormenta solar» moderada con una llamarada a la izquierda . (NASA)

Los científicos ingresan todos sus conocimientos en poderosas computadoras que luego van emitiendo los pronósticos ante cualquier nuevo evento observado en el Sol.

Hoy en día, cuando ocurre una tormenta solar, se emiten alertas de interrupciones de la comunicación por ondas de radio, alertas por tormenta de radiación y alertas por tormentas geomagnéticas que pueden afectar las comunicaciones, causar cortes de energía, y pueden asimismo alterar el sentido de orientación de los satélites e incluso el de los animales migratorios.

«¿De verdad quieres saber lo que pasa en el sol tan pronto como sea posible?», preguntó Jack Irlanda, un especialista en visualización solar en el Centro Goddard. «Entonces podemos usar modelos de computadora para calcular cómo, los acontecimientos solares afectarán el entorno espacial de la Tierra», sostuvo.

La información puede ser utilizada por el Centro de Predicción del Clima Espacial de la NOAA en Boulder, para alertar a las compañías eléctricas, y a las líneas aéreas, a que tomen las precauciones necesarias evitando así los cortes de energía y logrando de igual manera  mantener a salvo a los pasajeros de avión.

Efectos ante una alerta de tormenta de radiación 

De acuerdo con el Centro de Prevención Espacial de la Agencia Oceanográfica y Atmosférica de Estados Unidos, estos efectos pueden ser los siguientes:

Nivel S1: De nivel menor. Solo tiene un efecto menor en las comunicaciones de alta frecuencia.

Nivel S2: De nivel moderado. Los pasajeros y la tripulación en altas latitudes pueden estar expuestos a radiación elevada.

Se pueden producir pequeñas alteraciones en las ondas de alta frecuencia en las regiones polares, y la navegación en esos sitios también se ve afectada.

Nivel S3: De nivel fuerte. Los astronautas están en peligro de radiación si se encuentran al exterior. Los pasajeros de aviones en altas latitudes se ven expuestos a riesgos de radiación.

Las imágenes de satélites se despliegan con perturbaciones. Se presenta una reducción leve en la eficiencia de los paneles solares. A estos efectos se suman los del nivel moderado y bajo.

Se degrada la transmisión de radio de alta frecuencia en los polos, y se producen errores de navegación.

Nivel S4: De nivel grave. Inevitable riesgo de radiación a los astronautas que están afuera de la nave. Los pasajeros de aviones en altas latitudes están expuestos a radiaciones.

Problemas en los dispositivos de memoria de los satélites y en la visión de ellos. Problemas de orientación y eficiencia de los paneles de radiación solar. Bloqueo de comunicaciones de radio de alta frecuencia en zonas polares, y errores de navegación.

Nivel S5: De nivel extremo. Inevitable riesgo para los astronautas que estén fuera de la nave espacial. Pasajeros en naves de altas latitudes están expuestos a riesgos.

Los satélites pueden quedar inutilizados con gran impacto en sus memorias, por consiguiente esto ocasiona pérdida de control. Disturbios graves en los datos e imágenes. Daños permanentes en los paneles solares.

Bloqueo completo de radios de alta frecuencia, y eventuales en las comunicaciones en las regiones polares. Navegación muy difícil.

(Fuente: lagranepoca.com)

 

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

1
Deja un comentario

Inicia sesión o comenta como invitado
avatar
1 Hilos de conversación
0 Hilo de respuestas
0 Seguidores
 
Comentario mejor valorado
El hilo de comentarios más caliente
1 Comentarios de los autores
R. M. Santos Comentarios de los autores más recientes
  Suscribirse  
más reciente más antiguo más votado
Notificarme
R. M. Santos
Invitado
R. M. Santos

…..si el Sol terminó una vuelta mas a otro llamado "Arturus", o arturo, esta fué el 28 de julio del 2014, estamos en el final del principio o el principio del final?…..bueno eso nos dice algo de los mayas que no fue el 21 de Dic. del 2012 ….pero lo que si está sucediendo es total verdad estamos entrando en un nuevo ciclo a partir de 28 de julio (cambio de año Maya)……

Botón volver arriba

Cerrar