Fenómenos MeteorológicosGalería de ImágenesNoticias

Los parques eólicos marinos pueden frenar los huracanes

Un modelo computacional diseñado por investigadores de la Universidad de Stanford (California, EEUU) para estudiar parámetros atmosféricos como la contaminación, la meteorología o el clima se ha utilizado por primera vez para averiguar cuánta energía son capaces de absorber los parques eólicos situados en el mar -llamados offshore– de las corrientes de viento globales. Pero la sorpresa ha acontecido cuando los investigadores han aplicado este modelo ante casos de potentes huracanes que se acercan a una costa que cuenta con un gran parque eólico offshore.

Los resultados, publicados en la revista Nature Climate Change, muestran que los molinos pueden afectar en gran medida a las tormentas tropicales reduciendo hasta en casi 150 kilómetros hora (hasta un 50%) los picos de viento y calmando hasta un 79% la violencia del huracán.

El profesor de Ingeniería Civil y Ambiental de Stanford Mark Jacobson se ha pasado 24 años desarrollando este complejo modelo computacional, pero para esta última investigación ha introducido en su ordenador casos reales de algunos de los huracanes que más daños han causado en EEUU en los últimos años y ha probado a introducir un parque eólico de decenas de miles de molinos frente a la costa para ver qué hubiera ocurrido. Concretamente Jacobson y sus colegas simularon la llegada de tres huracanes: el Sandy, que llegó a Nueva York, y el Isaac, ocurrido en Nueva Orleans, ambos en 2012; y también el Katrina, que devastó Nueva Orleans en 2005.

«Lo que hemos visto es que cuando los molinos eólicos están presentes, ralentizan los vientos de rotación exterior del huracán», asegura Jacobson. «Esto desencadena una disminución de la altura, lo que reduce el movimiento de aire hacia el centro del huracán, incrementando la presión central, y da como resultado una menor velocidad de los vientos del huracán entero y hace que se disipe antes«, dice el investigador.

Un huracán Katrina sin consecuencias

Según las simulaciones realizadas por Jacobson, si un gran parque eólico de 78.000 molinos hubiera estado produciendo electricidad cuando el Katrina alcanzó la costa de Nueva Orleans, la devastación que provocó se hubiera reducido de forma significativa o hubiera llegado a tierra muy debilitado. «Unas pequeñas turbinas pueden contraatacar a la bestia», afirma en un comunicado Cristina Archer, profesora asociada en la Universidad de Delaware y coautora del estudio.

Para llegar a estas conclusiones, Jacobson y Archer calcularon previamente el potencial global del viento, teniendo en cuenta que las turbinas están produciendo electricidad gracias a la energía que le ‘roban’ a la atmósfera. En este sentido, demostraron que aunque se cubrieran las necesidades de electricidad de todo el mundo con aerogeneradores, el efecto que tendría sobre el clima sería despreciable.

Pero no fue así cuando se centraron en qué efecto tendrían sobre la energía de un fenómeno climático concreto, como un huracán. «Los huracanes son un animal diferente», dice Archer. En el caso de tormentas tropicales reales, según se acercan al parque eólico, éste extrae energía del fenómeno meteorológico y ralentiza los rapidísimos vientos de cerca de 300 kilómetros por hora en el caso del Katrina.

(Fuente: elmundo.es)

 

Etiquetas
Suscribirse
Notificarme
guest
0 Comentarios
Opiniones en linea
Ver todos los comentarios
Botón volver arriba
0
Nos encantaría saber lo que piensas, por favor comenta.x
()
x
Cerrar
Cerrar