Fenómenos MeteorológicosGalería de ImágenesNoticias

Una ola de calor sin precedentes pone a varios países por encima de los 51º

Argelia, Canadá, California, el Cáucaso e incluso Australia sufren las consecuencias de una ola de calor sin precedentes

Hay varios lugares en el mundo en los que este verano los termómetros parecen dispuestos a batir todos los récords. Y no solo en el hemisferio norte, en donde disfrutamos del verano tras sobrevivir a un invierno húmedo y frío. Canadá, el Cáucaso, Australia, California y Argelia llevan días padeciendo temperaturas como no se recordaban; viendo cómo los termómetros marcan cifras imposibles y dejando a muchos de sus habitantes al borde del colapso.

Argelia: Por encima de los 51ºC

Por mucho que en el país más extenso del continente africano estén acostumbrados a pasar calor, nadie recuerda algo como lo ocurrido hace dos semanas en Ouargla, una ciudad del norte de Argelia. El pasado 5 de julio, los vecinos de lugar vieron cómo los termómetros alcanzaban los 51,3ºC, la mayor temperatura registrada en África desde hace muchas décadas.

De hecho, los registros apuntan a que la última vez que los termómetros superaron los 50º fue en 1931. Aquel año, en Keibili (Túnez), donde las guías de viaje alertan de veranos «tórridos, áridos y despejados», se soportaron nada menos que 55ºC, aunque los meteorólogos no se fían demasiado ni de los instrumentos ni del método con que los tunecinos de entonces tomaban la temperatura. En cualquier caso, nadie discute que África es cada año más calurosa. En el caso de Argelia, las olas de calor se han duplicado en intensidad y duración en los últimos 30 años.

California: La noche más caliente

El sur de California lleva días batiendo récords. El 7 de julio, hace apenas dos semanas, el centro de Los Ángeles vivió la noche más calurosa de su historia. 26,1ºC marcaban los termómetros mientras muchos de los vecinos de la ciudad de las estrellas trataban de conciliar el sueño solo unas horas después de que Chino, una ciudad próxima enclavada en el condado de San Bernardino, hubiera registrado la temperatura más alta del siglo: 48,9ºC.

De momento, la ola de calor ya se ha cobrado la vida de Peggy Frank, una mujer de 63 años que fue hallada muerta en el camión de correos con el que trabajaba. Según explicaron las autoridades locales, el camión no tenía aire acondicionado y Frank sufrió un golpe de calor mientras conducía. A la pérdida de esa vida humana los californianos han sumado serios problemas en el abastecimiento de energía -tantos como para dejar a cerca de 34.000 viviendas sin electricidad durante horas- y el miedo atroz a que se declaren nuevos incendios.

Cáucaso: Daños colaterales

La región del Cáucaso, esa zona montañosa localizada justo en la frontera entre Europa y Asia, tampoco se ha librado de la ola de calor que ha azotado muchos puntos del planeta en los últimos días. Y no es solo que lugares como la capital de Georgia, Tiflis, alcanzara su máximo histórico -40,5ºC el pasado 4 de julio-; como consecuencia de las altas temperaturas, los problemas de suministro eléctrico no han dejado de sucederse.

En Irán era complicado buscar alivio al insoportable bochorno bajo el aire acondicionado, porque la demanda de electricidad llegó a superar con creces las capacidades del sistema, mientras el Gobierno rogaba a los iraníes que economizaran energía. Tampoco lo pasaron bien en Ereván, la capital de Armenia, en donde se interrumpió el suministro de agua cuando el calor superaba los 40°C y estaba a punto de comenzar el festival de Vardavar en el que, siguiendo la tradición, los asistentes se rocían unos a otros. En esta ocasión no pudieron hacerlo.

ola calor sin precedentes - Una ola de calor sin precedentes pone a varios países por encima de los 51º

Canadá: Una ola mortal

Las cosas fueron realmente mal en la provincia canadiense de Quebec la semana pasada: 70 personas murieron por culpa de la ola de calor que ha asolado, entre otras ciudades, a la capital del país, Ottawa, en la provincia de Ontario, en donde el índice utilizado allí para medir el nivel combinado de humedad y temperatura alcanzó el equivalente a 47°C el 2 de julio. Los expertos aseguran que la ausencia de lluvia en los meses de mayo y junio ha sido la responsable de que el suelo se haya calentado mucho más de lo habitual.

Australia: Un invierno a 25º

En Sídney asisten asustados a una inusual subida de temperaturas en pleno invierno. Durante dos días de principios de julio, el equivalente austral a nuestro diciembre, los termómetros llegaron a marcar 24,7º C por primera vez desde que se realizan registros; ocho grados por encima de la temperatura media correspondiente a esta época del año. Las temperaturas aumentaron a principio de julio coincidiendo con la llegada de un área de altas presiones que arrastró una corriente cálida desde el ecuador.

Via
Ideal
Etiquetas

Artículos relacionados

Política de Comentarios de Alerta Catástrofes

Responsable: Elisabeth Fernandez Salse | Finalidad: Gestión de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento

Por favor lea nuestra Política de Comentarios antes de comentar.

Deja un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificarme

Close