Desastres NuclearesGalería de ImágenesNoticias

Un ‘miniChernobil’ a 100 kilómetros de Moscú

Los 40.000 habitantes de Volokolamsk padecen los efectos de concentraciones de gases tóxicos procedentes de un enorme vertedero de basura. Los damnificados se quejan de problemas respiratorios, alergias y otras enfermedades y acusan al Gobierno de ocultar la dimensión del problema

Un penetrante olor, comparable en intensidad y hediondez al de un huevo podrido, se introduce en el interior del coche a través del sistema de ventilación, a medida que éste avanza por la carretera entre Volokolamsk y Moscú, a la altura de la población de Yádrovo, a unos 110 kilómetros de la gran ciudad.

En las cunetas, de forma inexplicable y atrapados entre los matorrales y las ramas de los árboles, se acumulan botellaspapelesplásticos basuras diversas de origen imposible de verificar. Es constante el trasiego de camiones, rebosantes de carga y en su mayoría escoltados por vehículos de la DPS, el cuerpo policial dependiente del Ministerio del Interior encargado de garantizar la seguridad en las vías de transporte de Rusia. A uno y otro lado de la ruta, en entradas de viviendas unifamiliares de dos pisos que en su día fueron hospedajes para turistas de fin de semana, surgen carteles en los que se lee en ruso: ‘prodam dom i busines’ (se vende casa y negocio).

El origen de tanta anomalía en esta región boscosa de tintes bucólicos en la periferia capitalina se halla tras una barrera levadiza, también fuertemente protegida por un intimidatorio dispositivo policial.  Se trata de una descomunal montaña de desperdicios, de color marrón desde la distancia, y de una treintena de metros de altura. Según los lugareños, la instalación recibe anualmente 3,3 millones de metros cúbicos de barreduras, originadas lejos de aquí, en la gran megalópolis rusa. Su descarga, que se ha intensificado en los últimos meses, ha acabado por impregnar de gases como el metano y el sulfuro de hidrógeno la atmósfera de Volokolamsk y su entorno.

Problemas de salud

“Mira, mira”, se indigna Ekaterina Kaltsova, mientras se arremanga la camisa y muestra unas intensas marcas de color rojo en el antebrazo. “El médico me ha diagnosticado alergia”, protesta. El suyo es uno de la infinidad de problemas de salud que se han identificado en esta población de 40.000 habitantes, que vive principalmente de la agricultura y de las empresas de procesamiento de alimentos.

Por la noche, mientras verifica que las ventanas de su casa están cerradas a cal y canto porque el gas se intensifica en las horas de oscuridad, comprueba inquieta cómo el ritmo cardíaco y de respiración de su marido durante el sueño se ha acelerado anómalamente, pese a hallarse en la situación de máximo reposo. A principios de febrero, decenas de niños tuvieron que ser hospitalizados con síntomas como nauseasmareos, vómitoshemorragias nasales y desmayos, en una jornada en la que el aire venía especialmente cargado.

Desde entonces, la movilización contra el vertedero ha tomado el cariz de una insurrección ciudadana: Manifestaciones de miles de personas exigiendo el cierre de la instalación se han sucedido en el centro urbano, pegatinas en donde aparecían camiones descargando detritos y exigiendo una ‘atmósfera limpia’  han sido adheridas a los vidrios traseros de la mayoría de coches locales, al tiempo que piquetes de afectados han montado guardia en la entrada del vertedero para llevar la contabilidad de las cantidades de basura descargadas.

minichernobil moscu - Un 'miniChernobil' a 100 kilómetros de Moscú

La sensación de desamparo ha empujado a Nadezhda Kaskievich, una ucraniana de 44 años, a integrarse en la patrulla civil que en esta fría mañana de mediados de abril computa las entradas y salidas de vehículos en el vertedero de Yábrovo, bajo la conminatoria mirada de los agentes policiales. “No tengo ningún lugar a dónde ir”, se lamenta. Aunque así lo quisiera, ni Nadezhda ni el resto de los vecinos pueden abandonar Volokolamsk ya que sus propiedades han perdido todo su valor y nadie la compraría.

Nina Shamsieva ha visto caer enferma, víctima de problemas respiratorios, a su hija de 16 años, una paciente que los doctores despacharon “con un diagnóstico de bronquitis”. Los afectados denuncian que los médicos oficiales rehúsan entregar a los pacientes los resultados de las diferentes pruebas médicas y análisis, y crece la sospecha entre ellos de que intentan ocultar la magnitud del problema, presionados por las autoridades. De confirmarse, sería un comportamiento que recuerda a lo sucedido con los ‘liquidadores’ que participaron en la extinción del fuego en el reactor número cuatro de la central de Chernóbil en 1986, a quienes durante años se les ocultó la información sobre la dosis de radiación a las que habían sido expuestos.

Algunas voces son favorables a la imposición de medidas contundentes por parte del Gobierno, aunque no se hacen grandes ilusiones. “Nos gustaría que las autoridades declarasen en Volokolamsk zona catastrófica, pero eso no va a suceder; les obligaría evacuar a 40.000 personas y darnos casas y trabajos; eso es muy caro para el presupuesto”, apunta Maksim Chepkánov, uno de los líderes de la protesta.

Via
El Periódico
Etiquetas

Artículos relacionados

Política de Comentarios de Alerta Catástrofes

Responsable: Elisabeth Fernandez Salse | Finalidad: Gestión de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento

Por favor lea nuestra Política de Comentarios antes de comentar.

Deja un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificarme

Close