Galería de ImágenesNoticiasVirus y Pandemias

Hospitales de España son deficientes para tratar el ébola, indican expertos

La opinión preliminar de los representantes europeos está reafirmando la posición de que algunos facultativos de la salud de España, están sosteniendo una falta de medios y estructuras adecuadas para atender una epidemia del virus de la fiebre hemorrágica ébola en los hospitales de Madrid y del país.

Las críticas y reclamos se intensificaron en el país tras el contagio de la auxiliar de enfermería Teresa Romero, internada en el Hospital Carlos III de Madrid con un diagnóstico de ébola, y especialmente algunos profesionales de la salud defendieron a la paciente luego de ser acusada de mentir por el consejero de Madrid Javier Rodríguez  por no reconocer que había cometido un error, mientras empeoraba su situación de salud, con vómitos, diarreas y tos con expectoración, que finalmente derivó que fuera intubada por un problema pulmonar.

Mientras la enferma se mantiene estable dentro de su gravedad, los expertos enviados el jueves por el Centro de Control de Enfermedades de Europa (ECDC) a España, analizaron el caso y declararon este sábado tras tres días de inspección que si bien la protección de los médicos y el personal es la adecuada, la estructura usada en Madrid para atender a los casos de ébola, «no está diseñada para cubrir este tipo de emergencias«, según el reporte de la agencia Efe , recogido por la televisión RTVE , InfoLibre y otros medios el 11 de octubre.

El equipo explicó que la actuación del personal sanitario de España en la Unidad de Medicina Tropical de Madrid «es correcta y se ajusta a los protocolos establecidos».

Sobre la protección señalaron que «en el mejor de los niveles de protección siempre puede haber un accidente», y al respecto sostuvieron que si las cosas se «hacen correctamente» hay una «muy baja probabilidad» de que se produzcan «accidentes fortuitos».

El informe aún no fue emitido y podría estar en los próximos días. Respecto al problema denunciado de las estructuras aclaran que «las actuaciones que se han llevado a cabo y continúan realizándose en la actualidad tienden a mejorarlas».

El Dr. Daniel Bernabéu, presidente del Sindicato de Amytis, declaró a InfoLibre que la habitación en donde Teresa Romero y los demás profesionales debían desprenderse durante largo tiempo el traje anti ébola no tiene espacio suficiente para poder hacerlo con comodidad.

“Es un sitio pequeño, incómodo para hacer una labor que es crítica y que puede durar hasta cuarenta minutos. De hecho, los compañeros que indican cómo se retira el traje tienen que permanecer fuera de la estancia y observar el proceso a través de una ventana tipo ojo de buey. Llegaron incluso a instalarse unos espejos para que la visualización de esta persona fuera mejor», detalló.

Antes de que se recibieran los dos casos de ébola de misioneros españoles infectados en Liberia y Sierra Leona en agosto y septiembre pasado, se hizo una integración del Hospital La Paz con el Hospital Carlos III y se cerraron la Unidad de Control Intensivo (UCI), los laboratorios de microbiología, el servicio de patología y el banco de sangre, según una notificación al juzgado emitida por las profesionales de enfermería, que «fue archivada», según el reporte de Info Libre, que explica de esta manera antecedentes de reclamos sobre la estructura hospitalaria.

Después del 6 de octubre se desarrollaron protestas de representantes de salud en los Hospitales donde Teresa Romero ingresó: Hospital Fundación Alcorcón y luego en el Hospital La Paz Carlos III. De acuerdo al medio El País predominaron algunas las renuncias al trabajo.

Carta abierta a Teresa Romero

Lo que motivó parte del descontento de algunos profesionales españoles fueron las acusaciones contra Teresa Romero sobre su infección con ébola.

Al respecto Ana de Pablo, médico  especialista en Medicina Intensiva y Máster en Bioética, escribió su opinión en una carta abierta declarando: “Animo Teresa. No está sola”.

Hospitales España deficientes ébola

“No he visto a nadie ponerse en tu lugar. Yo lo intento y me imagino tu miedo al ponerte el traje por primera vez, sin casi formación. Me imagino tu angustia cada vez que te ponías el termómetro. Tu indefensión cuando, desde salud laboral, quitaban importancia a tu malestar. Imagino tu intranquilidad pensando que has podido contagiar a otros. Tu angustia intentando revivir qué pudo salir mal. Tu enfado al ver como tú “quizá me rocé al quitarme el guante, porque es lo más crítico” se convierte en un “confiese que se tocó la cara”. Como si hubieras estado jugando a la ruleta rusa en vez de atendiendo a un paciente de alto riesgo biológico”, señaló la Dra. De Pablo en su carta.

A su vez expone sobre “la soledad” que debe sentir la paciente en aislamiento y declara que “a mí tampoco me ha enseñado nadie a ponerme el traje de seguridad. Es más, en mi hospital no hay monos, solo batas impermeables y mascarillas, que dejan muchas zonas expuestas. Y las respuestas de los responsables son deplorables. Me imagino tu indignación…”.

La doctora destaca que se actuó con improvisación en el caso de ébola y le pide a Teresa que “no hagas caso” a “todas las tonterías que se han dicho”.

“No salgo de mi asombro cuando oigo cómo los que te han puesto en riesgo por la improvisación, por los déficits en gestión, por un protocolo que reconocen erróneo, por no asegurar que alguien te supervisara y ayudara a quitar el traje, quieren ahora culpabilizarte y lavarse las manos. No sé cómo te contagiaste. No sé qué pasó en el centro de salud y en Urgencias, no sé si tardaste en avisar de tu contacto con el virus, pero nunca se me ocurrirá juzgarte”, escribió la Dra. De Pablo.

Al retratar su nivel de angustia, señaló que «en ese momento podría haberte llevado a hacer cualquier cosa. Quizá tenías miedo de que te remitieran de nuevo al Carlos III, a ese servicio de salud laboral que no te hacía demasiado caso. No lo sé. Solo sé que te contagiaste haciendo tu trabajo, ese trabajo tan bonito que tiene un solo nombre: cuidar. Que quizá llevaste un poco de consuelo a los últimos momentos de los misioneros fallecidos. Que debes estar orgullosa de tu profesión, aunque te haya puesto en riesgo”, concluyó la profesional española.

(Fuente: lagranepoca.com)

 

Etiquetas
Suscribirse
Notificarme
guest
1 Comentario
Más antiguo
Más reciente Más votado
Opiniones en linea
Ver todos los comentarios
Cristina Büchner
6 años hace

Considero, impresentable, la actitud del Consejero de Madrid, de tratar a Teresa de mentirosa, cuando ninguna persona normal querría contraer esta cruel enfermedad. Ella solo cumplía su abnegada labor de dar asistencia y consuelo a los enfermos. Es deber de las autoridades, el proteger a sus colaboradores entregándoles los implementos y la capacitación necesarias para que no se contagien. Además, queda claro, con su actitud que carece del mínimo sentido de humanidad, haciendo esta cruel acusación a alguien en las condiciones que Teresa se encuentra.

Botón volver arriba
1
0
Nos encantaría saber lo que piensas, por favor comenta.x
()
x
Cerrar
Cerrar