Galería de ImágenesNoticiasTerremotos

Estados Unidos se prepara para el ‘Gran Terremoto’

Cantidades enormes de agua movidas por un tsunami barren comunidades costeras. Edificios, puentes y carreteras están en ruinas. Incendios en todos lados. Sobrevivientes se encuentran varados sobre techos, colgados de escombros flotantes o atrapados dentro de estructuras derrumbadas.

Helicópteros militares transportan equipos de búsqueda y bajo ellos hay escenarios de devastación producidos por el ‘Gran terremoto’. Este panorama no es producto de una película, sino que existe la probabilidad de que una catástrofe de tal magnitud sacuda el noreste del Pacífico en cualquier momento.

Sismólogos aseguran que podría ocurrir la ruptura total de una falla geológica de mil 46 kilómetros de largo, que corra del norte de California a la Columbia Británica, y un tsunami catastrófico sería presenciado por esta generación.

Ante esto, investigadores y funcionarios están ocupados preparándose para lo peor. Autoridades federales, estatales y militares han trabajado conjuntamente por mucho tiempo diseñando planes para cuando ocurra el «Gran Terremoto».

Estos planes de contingencia reflejan profunda ansiedad respecto a la potencial gravedad del desastre que se asoma: más de 14 mil muertes en el peor de los escenarios, 30 mil heridos, miles de personas sin vivienda y un retroceso de años en la economía de la región, si no es que de décadas.

El plan maestro

Como respuesta anticipada, se prepara un despliegue de personal civil y militar y de equipo que sería muy superior al utilizado en cualquier desastre natural que haya ocurrido hasta ahora en Estados Unidos.

Habría oleadas de aviones de carga, helicópteros y barcos, así como decenas de miles de soldados, funcionarios de emergencia, equipos mortuorios, policías, bomberos, ingenieros, personal médico y otros especialistas.

Estados Unidos prepara gran terremoto

«La respuesta seria de magnitud superior a la del huracán Katrina o la supertormenta Sandy», dijo el teniente coronel Clayton Braun, de la Guardia Nacional del Ejército del Estado de Washington, en referencia a dos de los desastres naturales más conocidos en la historia reciente de Estados Unidos.

Desde 2013, Braun ha encabezado un equipo para trabajar en la organización de un plan militar para el estado de Washington, el cual sería usado junto con esfuerzos de agencias civiles estatales y federales. La estrategia de Oregón se llama el Cascadia Playbook, tomando el nombre de la amenazante falla geológica de altamar: Zona de Subducción Cascadia. El plan, revelado el año pasado, ha sido distribuido a funcionarios cruciales para que el estado pueda responder rápidamente cuando ocurra el desastre.

«Ese libro de instrucciones nunca está a más de 30 metros de donde estoy yo», dijo Andrew Phelps, director de la Oficina de Atención de Emergencias de Oregón. Cuando Phelps sale a comer, mantiene el libro en su automóvil para tener acceso a él rápidamente.

Un terremoto de magnitud 9.0, acompañado de un tsunami que devastó partes de Japón en 2011, proporcionó mayor claridad de lo que se necesitaría hacer en el noroeste del Pacífico ante una catástrofe similar. Mientras tanto los investigadores y autoridades de Estados Unidos, solo esperan y se preparan.

(Fuente: sipse.com)

 

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Inicia sesión o comenta como invitado
avatar
  Suscribirse  
Notificarme
Botón volver arriba

Cerrar