A Tener en CuentaGalería de ImágenesNoticiasTe Recomendamos

En 15 años habrá 1 kilo de plástico por cada 3 de pescado en el mar

La producción mundial de plásticos va en aumento, y con ella la cantidad de residuos de plástico. Ocean Conservancy alertó del impacto de la contaminación en los ecosistemas marinos y advirtió de que si se sigue el ritmo actual, en 2025 el mar podría contener un kilo de plástico por cada tres de pescado. Tenemos que frenar la avalancha de plástico que se está vertiendo en el océano. En 2025 podríamos tener un kilo de plástico por cada tres de pescado”, apuntó el presidente de Ocean Conservancy, el estadounidense Andreas Merkl.

El representante de esta ONG, dedicada a desarrollar políticas oceánicas basadas en investigaciones científicas, denunció la falta de infraestructuras para poder gestionar los desechos que se vierten en los mares.

La producción mundial de plásticos aumenta cada año, y con ella la cantidad de desechos de plástico que se introducen en el medio ambiente y los océanos, especialmente en regiones del mundo donde las prácticas de gestión de residuos no logran a seguir este rápido aumento. Cuando los micro-plásticos llegan a los océanos, ya no es posible influir en dicho proceso. El único factor controlable es la cantidad de residuos que llega a los océanos.

Muchas de estas sustancias ni siquiera existían hace 50 años. La contaminación de los océanos, en particular de las aguas costeras, se debe tanto a las actividades terrestres como a las marinas.

Los fertilizantes y los pesticidas utilizados en las granjas agrícolas, los desechos industriales y las basuras nucleares, los gases de escape emitidos en las carreteras, las aguas usadas y los desperdicios, se vierten en los cursos de agua y terminan en el océano. Las emisiones a la atmósfera provocadas por la industria y los transportes, son otra fuente relevante de contaminación que proviene de la tierra. Una vez emitidos, muchos componentes químicos (cobre, níquel, mercurio, cadmio, plomo, zinc y compuestos orgánicos sintéticos) permanecen en al aire durante semanas o más. Se trasladan a través de los vientos y recaen en los océanos. Todos estos contaminantes y desechos son después redistribuidos por la superficie del globo a través de las corrientes de los mares.

La ingestión de plásticos por parte de los animales ya es en sí una exposición indeseable, independientemente de cualquier otra repercusión adicional. Esta ingestión podría tener efectos perjudiciales para la salud de los animales, ya sea directamente a través de la presencia de plásticos en su sistema digestivo o a través de la liberación de sustancias químicas.

Plástico pescado mar

Si bien estas sustancias químicas y sus efectos potenciales para los organismos se conocen bien, el proceso de interacción de dichas sustancias con los plásticos una vez en el intestino del animal es menos conocido.

Existen ciertos tipos de plásticos, de aparición reciente en el mercado, usado por ejemplo en bolsas y envases, que a menudo se consideran biodegradables. Es el caso de los denominados “bioplásticos” que, si bien proceden de recursos renovables, no son necesariamente biodegradables. Para poder considerarse “biodegradable”, un material debe descomponerse en sus partes constituyentes (dióxido de carbono, agua, compuestos inorgánicos y biomasa) por la acción de organismos vivos en condiciones específicas. Estas condiciones pueden darse en las plantas de compostaje industrial, pero no en el océano, por lo que muchos plásticos “biodegradables” no se descomponen en el océano antes que los demás plásticos. Los plásticos verdaderamente biodegradables, como el ácido poliláctico (PLA), tienden a ser más costosos y no son adecuados para muchas aplicaciones que requieren durabilidad.

(Fuente: diarioecologia.com)

 

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificarme
Botón volver arriba

Cerrar