Fenómenos InexplicablesGalería de ImágenesNoticias

Científicos desconcertados por la muerte masiva de ballenas en Chile

Cerca de 400 cadáveres de ballenas han sido localizados en los últimos meses en las costas del sur de Chile, en lo que podría ser uno de los episodios de varamiento y muerte masiva de cetáceos más importantes de las últimas décadas en todo el mundo.

El caso presenta una gravedad especial ante la posibilidad de que la mayor parte de estas muertes hayan sido mantenidas en secreto durante cinco meses por un grupo de científicos después de llegar a un supuesto acuerdo de confidencialidad con National Geographic, entidad que habría financiado la investigación.

Los primeros cuerpos sin vida de Balaenoptera borealis (conocida como ballena sei o rorcual norteño) fueron localizados el pasado mes de abril por un equipo de científicos liderado por Vreni Haüssermann, directora científica de la Estación Huinay, centro adscrito a la Universidad Católica de Valparaíso (Chile) en el golfo de Penas, a unos 2.000 kilómetros al sur de Santiago de Chile.

El pasado mes de mayo, después de recibir la denuncia de este avistamiento de cetáceos muertos, el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura organizó una expedición marítima a la zona y, en colaboración con diversos especialistas, se pudo confirmar la presencia de 39 cadáveres, en diversos estados de descomposición. Las primeras investigaciones no consiguieron determinar la causa de la muerte de estas ballenas, sin descartar una intoxicación provocada por una marea de algas.

Sospechas de muchas más muertes

La profesora Haüssermann sugirió hacer un monitoreo aéreo de la zona (de muy difícil acceso desde tierra) pero la propuesta fue desestimada por las autoridades a causa de las condiciones meteorológicas adversas. Ante la falta de apoyo oficial, el equipo de Vreni Haüssermann decidió solicitar ayuda de uno de los programas de National Geographic y, según la información publicada por el diario El Mercurio, se estableció un acuerdo para financiar la investigación y un vuelo de reconocimiento en la zona a cambio de no difundir la información hasta que los datos y fotografías fueran publicados por la revista.

“No fue una decisión fácil porque implicaba que no podríamos compartir los datos con otros científicos, pero fue la única forma de conseguir fondos”, indicó Haüssermann a El Mercurio.

Descubrimiento dramático, y secreto

El resultado del vuelo llevado a cabo el mes de junio fue dramático. El recuento final indicó la presencia de 337 carcasas de ballenas en tres localizaciones cercanas al primer hallazgo de cetáceos muertos, en los fiordos de Aysén, en un área cercano al Parque Nacional Laguna San Rafael.

Muerte masiva de ballenas Chile

Pese a la importancia del descubrimiento y las posibles implicaciones de esta elevada mortalidad en otros ejemplares y en el medio ambiente, no hay constancia de que los científicos responsables de esta investigación denunciaran los hechos de forma inmediata ante las autoridades chilenas. Las primeras imágenes e informaciones sobre estos 337 cetáceos muertos aparecieron en la edición electrónica de National Geographic el pasado 20 de noviembre.

Denuncia de los veterinarios chilenos

La respuesta ante este episodio de posible conflicto de intereses no se ha hecho esperar.

El martes 1 de diciembre, el Comité de Varamientos de la Asociación de Médicos Veterinarios de Fauna Silvestre de Chile emitió un comunicado en el que denuncian que, “en base a la información y documentos recopilados, consideramos que puede haber existido una omisión importante por parte del grupo de científicos [liderado por Vreni Haüssermann], quienes sabiendo de este nuevo hallazgo [las 337 ballenas muertas], decidieron no notificar a las autoridades correspondientes, lo que ha atrasado por meses la investigación en campo.

Muerte masiva ballenas en Chile

Los veterinarios de fauna salvaje de Chile consideran que el caso es todavía más grave si se confirma que las ballenas murieron a causa de una toxina. Omitir información en un caso como este, “desde nuestro punto de vista como médicos veterinarios, atenta además contra la salud pública”, indica la nota oficial.

“Debemos recordar que las ballenas muertas han sido encontradas en zonas de pesca y en base a eventos similares ocurridos en el hemisferio norte, cuando se afectan los mamíferos marinos quiere decir que la concentración de estas toxinas en el medio ambiente debe ser muy elevada, por lo que al tener antecedentes que hacían suponer un evento de esas características era imperante que las autoridades, comunidad científica y población en general estuvieran informados y alertas”, denuncia el comité de varamientos de esta organización de médicos veterinarios de Chile.

(Fuente: lavanguardia.com)

 

Etiquetas
Suscribirse
Notificarme
guest
0 Comentarios
Opiniones en linea
Ver todos los comentarios
Botón volver arriba
0
Nos encantaría saber lo que piensas, por favor comenta.x
()
x
Cerrar
Cerrar