Galería de ImágenesNoticiasVirus y Pandemias

China se prepara para la segunda ola de coronavirus

Pekín exige tres semanas de confinamiento y Mudanjiang más de un mes. Wuhan, sin embargo, ya no tiene a ningún paciente grave

Dos semanas han sido el período de cuarentena estándar desde que estalló la epidemia del coronavirus en China. Ése es el tiempo que los casos sospechosos y los ciudadanos procedentes del extranjero han tenido que pasar aislados antes de poder retomar sus vidas, porque es el que se ha tomado como referencia del ciclo de incubación del virus SARS-CoV-2.

No obstante, diferentes zonas del gigante asiático están modificando los protocolos para extender ese confinamiento: la capital, Pekín, ha añadido siete días de aislamiento domiciliario a los llegados de fuera del país, mientras dos regiones del noreste y el sur de China han sumado dos semanas -lo cual hacen un total de un mes-, y la localidad de Mudanjiang, en la provincia de Heilongjiang, marca el récord con 35 días de confinamiento obligatorio.

Esta medida se ha adoptado después de que se hayan detectado nuevos brotes de contagios locales provocados por personas que habían dado negativo en repetidos test y por otros que ya habían pasado las dos semanas originales en cuarentena. Un buen ejemplo de ello es un estudiante chino que regresó a Pekín procedente de Estados Unidos: en tres pruebas dio negativo, pero completó dos semanas de cuarentena en un hotel y, a su salida, el test del SARS-CoV-2 resultó positivo.

A las autoridades les preocupa que estos casos importados puedan estar infectados con una cepa diferente que pasa desapercibida en las pruebas de diagnóstico desarrolladas para detectar la más prevalente en China.

Es lo que ha sucedido también en Harbin, la capital de la provincia de Heilongjiang y escenario de uno de los principales focos de contagios locales. En esta ciudad de diez millones de habitantes, cuyas zonas residenciales permanecen cerradas a los no residentes desde el pasado miércoles, un ‘supercontagiador’ apellidado Chen tiene a las autoridades en vilo, porque ha infectado a casi 90 personas. Se trata de un hombre de 87 años que, aparentemente, contrajo el patógeno durante una cena y que luego ha ido dejando un largo reguero de coronavirus, tanto entre amigos como entre el personal sanitario que le ha atendido.

Según los especialistas chinos, este tipo de casos son especialmente peligrosos porque es difícil detectarlos a tiempo y pueden convertirse en la chispa que haga estallar la temida segunda ola de la epidemia. Por eso, alargar las cuarentenas puede servir para evitar los problemas causan aquellas personas en las que el virus tarda más en manifestarse. No en vano algunos estudios recogen casos en los que se han registrado períodos de incubación de hasta 28 días, aunque ese extremo no ha sido confirmado por científicos fuera de China.

china prepara segunda ola coronavirus - China se prepara para la segunda ola de coronavirus

Fronteras cerradas

A pesar de que las fronteras se han cerrado a cal y canto para los extranjeros -con la excepción de los diplomáticos-, y que apenas operan en todo el país 21 vuelos internacionales diarios -un aeropuerto internacional como el de Shanghái Pudong tenía antes más de 40 en una sola jornada-, el viernes todavía se registraron 12 nuevas infecciones, de las cuales solo una fue local. Este dato demuestra que el principal peligro está en los contagiados que regresan de otros países, y que suman ya 1.629.

Alentados por ese dato, muchos internautas han comenzado a criticar en las redes sociales a los ‘traidores’ que dan prioridad a sus intereses y regresan ahora, a pesar de que suponen un riesgo para el país. «Si tan a gusto vivían en Rusia antes, no entiendo por qué ahora vuelven a China con el virus. Lo peor son aquellos que ocultan los síntomas para que les dejen pasar», comentaba este sábado un usuario de Weibo, el Twitter chino.

No obstante, en esta coyuntura sorprende la buena noticia que llega de Wuhan, epicentro de la pandemia: la capital de Hubei ya no tiene a ningún paciente de Covid-19 en estado grave. El último se curó el pasado viernes y en los últimos veinte días no se han detectado nuevos contagios. Y tampoco personas sospechosas de estar infectadas en la provincia, por lo que ya solo quedan 47 casos activos de coronavirus en Hubei. En el resto del país, sin embargo, no pueden decir lo mismo. Actualmente, 8.493 personas están bajo observación médica por haber estado en contacto con los infectados, una cifra a la que hay que sumar la de los 983 casos asintomáticos.

Etiquetas

Deja un comentario

Inicia sesión o comenta como invitado
avatar
  
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Archivos de fotos e imágenes
 
 
 
Archivos de audio y video
 
 
 
Otros tipos de archivo
 
 
 
  Suscribirse  
Notificarme
Botón volver arriba

Cerrar
Cerrar
Comparte esto con un amigo