Sabías que?Noticias

Australia sufre una invasión de arañas y una plaga de ratones

El ecólogo Dieter Hochuli explicó que los arácnidos usaron su tela como un gancho de agarre para elevarse y escapar de las crecidas de aguas.

La plaga de ratones en Australia en los últimos meses ha sido espectacular. Ahora, los roedores parecen dejan paso a los arácnidos, por lo menos en atracción a través de las redes sociales, con la difusión de imágenes de una repentina aparición de mantos kilométricos de telarañas en zonas del estado de Victoria afectados por fuertes lluvias e inundaciones.

Tanto en el caso de los ratones como en el de las telarañas, en la inmensa Australia se trata de fenómenos recurrentes, pero no por ello dejan de ser realmente llamativos. Incluso la seria y prestigiosa institución científica oficial australiana CSIRO  ha comentado el resurgir de las arañas en su cuenta en Twitter con cierta simpatía, además de algún detalle técnico.

En esta ocasión el fenómeno masivo ha sido documentado en la región rural de Gippsland, en el estado de Victoria, donde los velos de tela de araña han llegado a cubrir más de un kilómetro de largo en una de las vías locales fotografiadas por vecinos.

Expertos consultados por medios de comunicación australianos indican que estas telarañas gigantes son creadas por diversas especies con una táctica de supervivencia conocida como vuelo arácnido (ballooning, en inglés). Ninguno de los medios australianos consultados especifica la especie o especies de arañas que han causado el fenómeno en Gippsland.

El ballooning, de forma general, es un sistema de desplazamiento que ha sido observado en arañas como respuesta de supervivencia y dispersión de poblaciones, y es conocido y ha sido documentado en diversas zonas del mundo. Un estudio publicado en 2001 en el Journal of Arachnology amplió los conocimientos científicos sobre el fenómeno del vuelo arácnido, demostrando que las arañas son capaces de lanzar diversos hilos a la vez para que se abran en abanico y formen un paracaídas triangular, lo que permite que el viento extienda su alcance hacia zonas de difícil acceso por el sistema tradicional de movimiento en estas especies.

Un fenómeno conocido

Cuando este proceso se lleva a cabo con decenas de miles de arañas, el resultado es una aparente manta de telarañas unidas entre ellas de forma premeditada. En este caso, cuando los hilos de millones arañas que tratan de salvarse del agua se cruzan, forman este tipo de velos o mantos de telarañas, que por otro lado no suponen ningún peligro especial para los humanos ni otras especies, ni tan siquiera para los vegetales cubiertos temporalmente.

Etiquetas
Suscribirse
Notificarme
guest
0 Comentarios
Opiniones en linea
Ver todos los comentarios
Botón volver arriba
0
Nos encantaría saber lo que piensas, por favor comenta.x
()
x
Cerrar
Cerrar