Galería de ImágenesInundacionesNoticias

Al menos 61 fallecidos y numerosos desaparecidos por una avalancha en Colombia

La tragedia se abatió sobre Salgar, un pueblo de agricultores del departamento colombiano de Antioquia (noroeste), donde al menos 61 personas murieron, 37 quedaron heridas y hay un número indeterminado de desaparecidos por una avalancha que se llevó parte de una comunidad rural de esa localidad. El número de damnificados por la avalancha asciende a 333, entre los cuales hay 116 menores que junto con los adultos están siendo ubicados en albergues temporales.

Las cerca de 500 personas que habitan Las Margaritas, en Salgar, dormían en la madrugada cuando fueron sacados de sus casas por la fuerza violenta de una riada de la quebrada Liborina, que se llevó a su paso todo lo que encontró y dejó en el lodo un rastro de muerte y destrucción.

La causa de la tragedia fue un aguacero que entre anoche y esta madrugada provocó deslizamientos de tierra en las montañas, a cuyos pies está Las Margaritas, y la rotura de una represa en la Liborina con lo que quedó arrasado el caserío, según las autoridades.

Además de los muertos y heridos, la mayoría de los cuales no reviste gravedad, la avalancha afectó las viviendas de 31 familias, según el balance presentado por el presidente colombiano, Juan Manuel Santos. La tragedia fue de tal magnitud que el presidente se trasladó a Salgar, municipio distante unos 97 kilómetros de Medellín, la capital de Antioquia, y declaró la zona del desastre como «calamidad pública».

Santos, acompañado del gobernador de Antioquia, Sergio Fajardo, prometió que el Gobierno dará todas las ayudas materiales que sean necesarias a los afectados, que es lo que se puede hacer en estos casos porque, dijo, «nadie nos va a devolver a los muertos». «Quiero decirles a todos los que han sido afectados que les vamos a reconstruir sus viviendas para que queden inclusive mejor de lo que estaban antes de este desastre», dijo el presidente en su visita a Salgar, donde apeló a la tradicional «fortaleza y templanza» de los habitantes de esa región para «tratar de hacer del desastre una oportunidad y salir adelante».

La cifra de desaparecidos sigue siendo incierta porque en medio del lodazal en que quedaron convertidas las calles de Las Margaritas, aldea distante unos 30 minutos de la cabecera municipal de Salgar, la gente deambulaba entre los escombros en busca de familiares o de algo que recuperar del patrimonio doméstico, según constató Efe en el lugar. «Hemos podido también iniciar todo un proceso de búsqueda de personas que están desaparecidas, no sabemos cuántos», dijo el presidente, quien agregó que un total de 166 miembros de diferentes organismos de socorro, como la Cruz Roja, la Defensa Civil y los bomberos, además policías y militares, trabajan en esa tarea.

Visitas de Santos y Uribe

Por su parte, el director general de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), Carlos Iván Márquez, aseguró que se está haciendo «un monitoreo en 40 kilómetros de afectación sobre las viviendas y las familias afectadas, y con este esquema vamos a continuar las labores de búsqueda» de desaparecidos.

Avalancha en Colombia

El jefe de Estado añadió que los 61 cadáveres serán trasladados a Medellín para su identificación, ya que Salgar no cuenta con cámaras frías para su preservación, y consideró que «sería un desastre» dejarlos en el pueblo.

La avalancha sumió en el caos ese municipio de unos 18.000 habitantes dedicados principalmente al cultivo del café, el plátano y la caña de azúcar, porque además destruyó parte de las conexiones del acueducto, con lo cual el abastecimiento se hace de emergencia con camiones cisterna. El mandatario prometió que técnicos del Ministerio de Vivienda llegaran mañana a Salgar para iniciar las tareas de reconstrucción del acueducto y que a la mayor brevedad posible se restablecerán también los servicios de gas natural y electricidad, suspendidos ante los daños sufridos en las redes.

La zona del desastre también fue visitada por el expresidente y senador Álvaro Uribe, quien dijo sentir «mucho dolor» por la situación que se vive en Salgar, pueblo en el que pasó parte de su infancia y en donde estudió la primaria en una escuela rural, ya que su madre, Laura Vélez, era concejal del municipio. Uribe habló con los damnificados, muchos de ellos amigos suyos, y dijo que el pueblo requiere «con urgencia agua potable, de consumo humano, para el hospital», al tiempo que hizo un llamamiento al sector privado para que ayude a los damnificados.

(Fuente: 20minutos.es)

 

Etiquetas
Suscribirse
Notificarme
guest
0 Comentarios
Opiniones en linea
Ver todos los comentarios
Botón volver arriba
0
Nos encantaría saber lo que piensas, por favor comenta.x
()
x
Cerrar
Cerrar