[adinserter block="1"]
Fenómenos InexplicablesGalería de ImágenesNoticias

7.000 burbujas de gases nocivos en Siberia que pueden explotar en cualquier momento

Se han formado más de 7.000 enormes burbujas bajo el suelo de Siberia en las penínsulas de Yamal y Gydan que además podrían explotar en cualquier momento sin previo aviso. Esas pompas están formadas por gases nocivos: hasta 1.000 veces más de metano que el aire y 25 veces más de dióxido de carbono.

[adinserter block=»5″][adinserter block=»4″]De momento se cree que su aparición se debe a la descongelación de la capa de suelo congelada de las regiones polares por el calentamiento global. Aunque ahora la prioridad es identificar los posibles puntos calientes de las explosiones. El año pasado, los investigadores de la isla Bely de Siberia descubrieron que el suelo había comenzado a albergar enormes burbujas en ciertos lugares, informa Science Alert.

En el momento, sólo 15 de estas burbujas hinchadas habían sido identificadas, pero una investigación en la región más amplia de las penínsulas de Yamal y Gydan ha revelado que han surgido 7.000 o más de ellas, y la preocupación ahora es que podrían explotar en cualquier momento.

«Al principio, una protuberancia es una burbuja o ‘bulgunyakh’ en el idioma local yakut», dijo Alexey Titovsky, director del Departamento de Ciencia e Innovación de Yamal, a The Siberia Times.

«Con el tiempo, la burbuja explota, liberando gas. Así se forman gigantescos embudos». Aquellos gigantescos embudos de los que Titovsky se está refiriendo son tan intimidantes como suenan. Ahora imagínense miles de estas trampas mortales salpicadas por el paisaje, con cada una de las 7.000 nuevas burbujas identificadas preparadas para explotar sin previo aviso.

Esas pompas, detectadas tanto durante expediciones como gracias a imágenes satelitales, se encuentran en las penínsulas de Yamal y Guida y provocan accidentes geográficos conocidos como pingos. Cuando estallan, causan los enormes cráteres que se pueden ver en la región, precisa Titovski.

Pero, ¿qué está pasando exactamente aquí?

En 2016, los investigadores ambientales locales Alexander Sokolov y Dorothee Ehrich decidieron retirar la suciedad y la hierba que había estado cubriendo estas protuberancias de tierra, y encontraron que el aire que escapaba de ellos contenía hasta 1.000 veces más de metano que el aire circundante y 25 veces más dióxido de carbono.

Como informó Katia Moskvitch para Nature en ese momento, el arqueólogo Andrei Plekhanov del Centro Científico de Estudios Árticos en Salekhard, Rusia, le dijo que el aire circundante generalmente contiene sólo 0.000179% de metano.

Un estudio de 2013 encontró que un aumento de la temperatura global de 1,5 ° C sería suficiente para iniciar un período sin precedentes de fusión, pero gracias a los veranos anormalmente calurosos vinculados al cambio climático, los investigadores locales sospechan que esto ya está empezando a ocurrir, con temperaturas diarias en Julio de 2016 golpeando un preocupante 35 ° C (95 ° F).

«El gas que sube a la superficie a través de los sistemas de fallas y grietas provoca una sobrepresión en las capas de arcilla y rompe las partes debilitadas de la misma, formando los muelles de gas y los cráteres«, escribió Bogoyavlensky en una edición 2015 de GEO ExPro revista.

Según la Academia de Ciencias de Rusia la aparición de estas burbujas «probablemente se deba a la descongelación del permafrost [la capa de suelo permanentemente congelada de las regiones polares] causada por el calentamiento general en el norte de Eurasia en las últimas décadas» y al verano «anormalmente cálido».

Pero la prioridad en este momento es que los investigadores identifiquen qué burbujas representan una amenaza para los locales y proporcionen así un mapa que resalte los posibles «puntos calientes» de las explosiones.

(Fuente: telecinco.es)

 

Etiquetas
Suscribirse
Notificarme
guest
0 Comentarios
Opiniones en linea
Ver todos los comentarios
Botón volver arriba

0
Nos encantaría saber lo que piensas, por favor comenta.x
()
x
Cerrar
Cerrar