El pasado ‘El Niño’ desató un deshielo masivo en la Antártida

La Antártida Occidental, una masa terrestre de hielo más grande que México, registró una fusión sustancial durante el verano austral 2015/16, ligada a uno de los eventos más grandes de El Niño.


El experimento ARM West Antarctic Radiation Experiment (AWARE), dirigido por investigadores de la Scripps Institution of Oceanography de la Universidad de California en San Diego, informó que la fusión causada por el aire caliente llevó humedad y una extensa cobertura de nubes que probablemente se desarrolló como efecto de El Niño sobre la capa de hielo.



La nieve derretida se vio sobre la mayor parte de la plataforma de hielo de Ross, una gruesa plataforma de hielo flotante que canaliza cerca de un tercio del hielo que fluye de la capa de hielo del oeste antártico hacia el océano.

El estudio fue dirigido por el científico Julien Nicolas de la Universidad Estatal de Ohio y aparece en la edición del 15 de junio de la revista Nature Communications.

Aunque las nubes a menudo pueden enfriar la superficie del planeta al reflejar la radiación solar de nuevo al espacio, también atrapan el calor entre la cubierta de nubes y el suelo. Los datos meteorológicos recogidos durante AWARE encontraron que, en este caso, el último efecto fue el más influyente.

Los hallazgos de este proyecto conjunto del Departamento de Energía de Estados Unidos (DOE) y de la Fundación Nacional de Ciencias son de interés, según los científicos, ya que se espera que los eventos de El Niño se vuelvan más comunes si continúan las tendencias de calentamiento planetario, ya que la fusión superficial aumenta la inestabilidad de la capa de hielo, ya causada por las aguas cálidas del océano que la derrite desde abajo.

“Fuimos extraordinariamente afortunados de poder desplegar equipos de última generación en la Antártida Occidental justo antes de que ocurriera este gran evento de derretimiento”, dijo en un comunicado el investigador principal de AWARE, Dan Lubin, físico investigador de Scripps Oceanography. “Estas mediciones atmosféricas ayudarán a los científicos geofísicos a desarrollar mejores modelos físicos para proyectar cómo la capa de hielo antártica podría responder a un clima cambiante e influir en el aumento del nivel del mar”.

Los científicos habían podido ver episodios de fusión en la Antártida vía satélite durante El Niño en el pasado. Sin embargo, el evento 2015-2016 fue el primero en el que se presentaron instrumentos sofisticados del Mecanismo de Investigación del Clima de Medición de Radiación Atmosférica (ARM) instalados en la capa de hielo y en la Estación de McMurdo adyacente a la plataforma de hielo de Ross.

El Niño se caracteriza por el movimiento de aguas cálidas hacia el Océano Pacífico ecuatorial oriental, que a menudo influye en las temperaturas del agua frente a California. El mismo fenómeno climático también dirige el aire marino cálido hacia la Antártida Occidental. El equipo AWARE señaló que la fusión se produjo incluso en presencia de un patrón de viento que normalmente contrarresta el flujo de aire caliente.

La corteza de hielo antártico occidental descansa sobre roca madre que está por debajo del nivel del mar y está protegida por una franja de plataformas de hielo flotante. La fusión y desintegración de estas plataformas de hielo aceleraría el flujo de hielo hacia el océano. Si la capa de hielo se derritiera completamente, como probablemente ocurrió durante el último período interglaciario de la Tierra hace unos 125.000 años, contiene suficiente masa para elevar el nivel medio del mar en tres metros.

(Fuente: europapress.es)

 


COMPARTE EN
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • BarraPunto
  • Delicious
  • Reddit
  • Add to favorites
  • RSS