Emile Leray, el auténtico Mac Gyver que construyó una moto con los restos de su Citroën 2 CV para salir del Sahara

El ingenio le permitió a Emile Leray salir con vida luego de que su vehículo quedara inservible en medio del desierto.


La historia de Emile Leary se inicia en el sur de Marruecos, en 1993, cuando el hombre recorría en coche la carretera que bordea el desierto del sur de Marruecos. En las inmediaciones de la ciudad de Tan Tan una patrulla militar le prohíbe seguir hacia al sur, pues es una zona de enfrentamientos con el Frente Polisario, que lucha contra el invasor marroquí. Los militares consideran que el coche de Leary puede servir para transportar a combatientes enemigos, así que le animan a volver hacia el norte.



Emile analiza la situación y decide que el problema reside en el vehículo, así que busca un lugar apartado, cerca de una pista de aterrizaje en mitad del desierto, un lugar tranquilo en el que transformar el coche en una moto monoplaza.

Así, calcula, no podrá llevar combatientes saharauis en el asiento de atrás y los militares no le pondrán pegas para que prosiga su viaje. Llegados a este punto, vale la pena resaltar que Emile es, según sus propias palabras, “licenciado en mecánica africana” y especialista en la transformación de vehículos, tras una década trabajando en talleres de Nouakcott, Bamako y Kakolou, tres ciudades africanas.

Lo primero que hizo Leary fue quitar la carrocería del coche para convertirla en su hogar y parapeto contra el sol del desierto. Bien pensado: el francés calculó que la metamorfosis del vehículo le llevaría tres días, pero en realidad tardó 12 en llevar a cabo la mutación.

No vamos a entrar en los detalles técnicos de la operación, que Leary ya describió en un artículo para una revista especializada en 2CV, pero sí mencionaré dos detalles: la moto resultante utiliza la marcha atrás del motor del 2 Caballos y carece de frenos. La operación de metamorfosis se llevó a cabo sin más herramientas que las que llevaba encima el coche para pequeñas reparaciones.

La historia de Leary termina cuando otra patrulla militar le sorprende en su escondrijo y le preguntan por el Citroën. Los soldados se quedan estupefactos al conocer la mutación, y no pueden por menos que felicitar al mecánico por su trabajo.

Moto Citroën 2 CV Sahara

Escoltado por la patrulla, Emile conduce a su recién estrenada moto hasta Tan Tan, pero la ley le vuelve a cerrar el paso: la matrícula de la moto no se corresponde con la descripción del vehículo original.

Varado en mitad del desierto, el estrafalario vehículo llama la atención de militares y vecinos, y Leary se convierte en una pequeña celebridad mediática en Marruecos. Años después, y montado en otro 2CV, viajó de nuevo al desierto para recuperar su moto.

(Fuente: lainformacion.com)

 


COMPARTE EN
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • BarraPunto
  • Delicious
  • Reddit
  • Add to favorites
  • RSS