El mar de Aral, uno de los lagos más grandes del mundo se convierte en un desierto

La NASA ha publicado a través de su Observatorio de la Tierra la evolución de la desaparición del mar de Aral, que llegó a ser el cuarto lago más grande del mundo. Ubicado entre Uzbekistán y Kazajstán, su drenaje para la agricultura lo está condenando a la desaparición. 


El Observatorio de la Tierra de la NASA ha registrado las impactantes imágenes de la progresiva desaparición del mar de Aral. En los años sesenta, este mar se formaba por la confluencia de los ríos Syr Darya y Amu Darya. Sin embargo, un gran plan para instalar cultivos en el desierto que lo rodea en Uzbekistán, Kazajstán y Turkmenistan desvió gran parte de los caudales.



Según el Observatorio, esta práctica ha devastado el mar. En la imagen de la izquierda se puede apreciar cómo se encontraba en el año 2000. La imagen de la derecha ha sido tomada este mismo año. También se intuye una línea amarilla que, según el Observatorio, marca el nivel en los años 60.

Sin embargo, su situación más alarmante no se ha producido en este 2016. Hace dos años registró el mínimo histórico en el que se declaró totalmente seca la cuenca oriental sur.

Esta situación ha acarreado graves perjuicios medioambientales para los ecosistemas dependientes del mar, así como para las comunidades que habitan en torno al lago.

Tanto pescadores como el resto de comunidades se colapsaron, ha advertido el observatorio de la NASA, y el agua, cada vez más salada, se contaminó con fertilizantes y pesticidas. El polvo contaminado del lecho seco llegó a convertirse en un problema de salud pública y esterilizó los campos.

Mar Aral

Al reducirse la masa de agua que influía de forma moderada en el clima, los inviernos son cada vez más fríos y los veranos más cálidos y secos.

(Fuente: cuatro.com)

 


COMPARTE EN
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • BarraPunto
  • Delicious
  • Reddit
  • Add to favorites
  • RSS