El deshielo del Ártico expone base nuclear contaminante abandonada

Científicos de la Universidad de York alertan por la contaminación y la falta de responsabilidad y leyes para que se efectúe la limpieza


Un estudio publicado en la revista de la Unión de Geofísicos estadounidense puso en evidencia que en pocas décadas más, el deshielo del Ártico expondrá los desechos nucleares que han sido enterrados y abandonados en el lugar.



Al analizar uno de los casos, la base nuclear estadounidense Camp Century, construida dentro del hielo de Groenlandia, se advirtió que no hay suficientes leyes internacionales para asegurar que los responsables de la construcción se hagan cargo de la limpieza.

Los residuos contaminantes de Camp Century, ocupan nada menos que 55 hectáreas, explicaron los autores.

Son “aproximadamente del tamaño de 100 campos de fútbol”, resaltó la investigación, alertando que si no se hace algo al respecto, antes del año 2090, sus residuos tóxicos contaminarán el océano y el medio ambiente, en manera “irreversible”.

“Hace dos generaciones, la gente estaba enterrando los residuos en diferentes zonas del mundo, y ahora el cambio climático está modificando esos sitios”, dijo el climatólogo William Colgan, según el informe de la Universidad de York en Toronto, el 8 de agosto de 2016. El científico es un experto en glaciares, y es el autor principal de la investigación.

Respecto a Camp Century, la Universidad de York explica que se trató de “una base militar de Estados Unidos”. La definió como “un sitio de alto nivel de secreto para probar la viabilidad de desplegar misiles nucleares desde el Ártico, durante la Guerra Fría”, entre EE.UU. y la ex Unión Soviética, hasta su disolución.

“Cuando el campo fue dado de baja en 1967, su infraestructura y los residuos fueron abandonados bajo el supuesto de que estarían enterrados para siempre por las nevadas perpetuas”, agregó.

William Colgan y sus colegas dejaron en claro que cuando el hielo se derrita quedará expuesta no solo la infraestructura del campamento, sino “cualquier resto de residuos biológicos, químicos y radiactivos”. Estos compuestos tóxicos “podrían volver a entrar en el medio ambiente y potencialmente alterar los ecosistemas cercanos”, advirtió el experto.

Deshielo del Ártico base nuclear contaminante abandonada

En la siguiente imagen de Víde, Wilian Colgan muestra los cambios de la relación de altura de agua, hielo y tierra en 1959, 2015, y lo que se espera en 2090. (Video U. York). Entre los productos contaminantes que se inventariaron en el análisis se incluyen:

  • 200.000 litros de combustible diésel,
  • 240.000 litros de aguas de descarga residual,
  • bifenilos policlorados (PBC),
  • un volumen desconocido de refrigerante de bajo nivel radiactivo del generador nuclear.

“Los residuos de Camp Century presentan un peligro ambiental no trivial”, aseguró William Colgan, al destacar el hecho que las aguas del deshielo “pueden ser transportadas al océano, donde podrían alterar los ecosistemas marinos”.

Si las previsiones son correctas, los autores estiman que la fusión del hielo que cubre los desechos será alrededor del año 2090. Luego el daño “se convierte en irreversible”. De acuerdo a la descripción de DefenseTech, la base Camp Century fue “descrita por algunos como una ciudad subterránea”. Contaba con 200 hombres y 21 trincheras cubiertas de arco de acero. En los túneles había numerosas construcciones prefabricadas. Un reactor nuclear portátil PM-2A producía los dos megavatios de potencia necesarios para mantener la instalación.

James White, climatólogo de la Universidad de Colorado en Boulder, quien no participó en el estudio, comentó a través de la Universidad que “no es realista” pensar que cualquier desecho podría ser enterrado para siempre bajo el hielo.

“Este material se va a salir de todos modos”, dijo el Sr. White.

La diferencia, explicó el científico, es que antes se pensaba que esto sucedería “en cientos de años, en miles de años, o decenas de miles de años”.

“Lo que hizo el cambio climático es presionar el pedal del acelerador al piso y anunciar ‘que va a salir mucho más rápido de lo que se pensaba’”, dijo el climatólogo.

Deshielo del Ártico base nuclear contaminante

Lo que muchos se pueden preguntar, es que si los científicos sabían que habría alguna vez un deshielo, por qué se permitieron este tipo de proyectos. Ahora los investigadores de York creen que “la limpieza de los residuos también podría conducir a disputas políticas no consideradas antes”. Presentaron la opinión de la politóloga de la universidad, Jessica Green, quien se especializada en derecho internacional del medio ambiente, y que tampoco formó parte del estudio.

Ella justificó la situación ambigua de las obligaciones legales, diciendo que “aunque Camp Century era una base de EE.UU., está en suelo danés, y aunque Groenlandia es un territorio danés, ahora es autónomo”. La Sra. Green hizo notar que “el derecho internacional es claro acerca de la responsabilidad de la prevención de residuos peligrosos futuros, pero es ambiguo acerca de quién es responsable de los residuos que ya se han desechado”.

Esto podría significar que en esta u otra base de desechos contaminantes y/o radiactivos repartidos en el Ártico o en el resto del mundo, quien los puso y se fue, podría no se hacerse responsable, sólo porque la ley no lo obliga.

(Fuente: lagranepoca.com)

 


COMPARTE EN
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • BarraPunto
  • Delicious
  • Reddit
  • Add to favorites
  • RSS