Las chicas del Apocalipsis: 8 heroínas para ir al fin del mundo

¿Se acerca el cataclismo? ¿La humanidad está en peligro? Pasa de tíos cachas y búscate una compañera como Emilia Clarke en ‘Terminator Génesis’.


Decirlo puede estar un poco de más, pero allá vamos: el Apocalipsis es una situación complicada. Y, como tal, pide rodearse de buenas compañías. Pongamos, por ejemplo, que una supercomputadora ha conquistado el mundo del futuro, y que manda a nuestra época a una colección de cyborgs para acabar con sus enemigos en potencia. ¿A quién acudir? ¿A un robot reprogamado y algo viejuno? ¿A un soldado de la Resistencia con los nervios rotos?



Pues no: según demuestra Terminator Génesis, la esperanza es femenina, y tiene el rostro de una Emilia Clarke (Juego de tronos) dispuesta a pegar tiros como la que más. Efectivamente, los tiempos han cambiado. O, a lo mejor, habían cambiado ya, pero pocos se habían dado cuenta: bien se haya declarado ya el cataclismo, bien esté por llegar (que los viajes en el tiempo están para algo), todas estas películas aconsejan dejarse de tíos cachas y buscar aliadas para hacer frente a lo inevitable. Y, como el detonante de nuestro reportaje es el que es, permitidnos arrancarlo con una pequeña paradoja temporal…

 

Sarah Connor (Linda Hamilton)

Las chicas heroínas

Luchó por nosotros en… Terminator Terminator 2 (J. Cameron, 1984-1991)

¿Por qué la escogemos? ¿Hace falta preguntarlo? Mientras la Ripley de Sigourney Weaver se dedicaba a limpiar el espacio de escoria xenomorfa, esta camarera de Los Ángeles se encargaba de nuestro planeta, poniendo en cintura a computadoras malignas y asesinos cibernéticos como si tal cosa. Gracias a los dos filmes de James Cameron, pudimos presenciar cómo la vida y Skynet la trataban a patadas (véase su situación al final de la primera entrega: viudita, con bombo y esperando el Juicio Final) y cómo ella respondía con un contundente “You’re terminated, fucker!”, metamorfoseándose de chica dócil en señora de la guerra más recia que Schwarzenegger mientras pastoreaba a ese desastre de hijo suyo (Edward Furlong en Terminator 2) hasta convertirlo en todo un Christian Bale (según vimos en Terminator Salvation) capaz de salvar al género humano. Y todo ello sin bajas por maternidad, ni vacaciones pagadas, ni nada de eso…

Eden Sinclair (Rhona Mitra)

Las chicas del apocalipsis

Luchó por nosotros en… Doomsday – El día del juicio (Neil Marshall, 2008)

¿Por qué la escogemos? Tenía que ser un director tan burrifacio como Neil Marshall (si no te suena, busca su firma en los mejores capítulos de Juego de tronos) quien aportara a la heroína más hiperbólica y más brutal de este informe. Adentrarse en una Escocia céltica, ciberpunk y ultraviolenta (más o menos como ahora, pero con menos fútbol) es una tarea que le daría cosa hasta a un bárbaro cimmerio, pero que Eden asume sin vacilar, haciendo las pausas justas para fumarse un pitillo entre masacres y con Siouxsie and the Banshees Frankie Goes To Hollywood en el loro del coche. No sólo eso: estamos ante la única chica de nuestra lista capaz de quitarse un globo ocular y usarlo como cámara oculta. Superadlo si os atrevéis…

Alice (Milla Jovovich)

Heroínas para el fin del mundo

Luchó por nosotros en… La saga Resident Evil (2002-2012, por ahora)

¿Por qué la escogemos? En el principio fueron los píxeles. Y los píxeles se encarnaron en el cuerpo y los ojazos made in Ucrania que ya nos habían hechizado en El quinto elemento, a fin de dejar a la Umbrella Corporation con un palmo de narices y de hacer con mutantes, infectados caníbales y otras aberraciones lo que una picadora industrial con la carne para hamburguesas. Gracias a Milla y a su santo esposo, Paul W. S. Anderson, las películas de Resident Evil han obtenido una entidad propia, alejándose del videojuego original y volviéndose cada vez más desvergonzadas, más brutales, más afines a la ley del ‘cuanto más exagerado, mejor’ y, en suma, más divertidas. Algo de lo cual nosotros no tenemos ni la menor queja, y que nos hace esperar con impaciencia el estreno del ¿último? capítulo de la franquicia en 2016.

Reggie y Sam (C. M. Stewart y Katie Maroney)Chicas del apocalipsis

Lucharon por nosotros en… La noche del cometa (T. Eberhardt, 1986)

¿Por qué las escogemos? Superviviente prevenido vale por dos, y en una película de serie B orgullosa de serlo, más todavía. Por eso nuestro siguiente paquete contiene una ración doble, si bien algo improbable: pijas hasta decir basta, y con poco más en la cabeza que el lacado de sus pelazos, Reggie y Sam descubren un buen día que un cometa (el mismo, se nos dice, que provocó la extinción de los dinosaurios) se ha llevado por delante a prácticamente toda la población de Los Ángeles, dejando tras su paso sólo a los zombies radiactivos de rigor y a un puñado de científicos locos. ¿Qué hacen frente a esa situación? Pues está claro: lucir divinísimas, aprovechando que ya no les cobran en las tiendas, e irse a comprobar si el Apocalipsis ha respetado a algún tío macizo, o a dos. Protagonistas de uno de esos filmes de culto ochenteros que tanto nos gusta recordar, Reggie y Sam son tan entrañables que hasta les perdonamos que no les guste Elvis Costello.

Emma Watson (Emma Watson)

Heroínas del fin del mundo

Luchó por nosotros en… Juerga hasta el fin (S. Rogen, E. Goldberg, 2013)

¿Por qué la escogemos? Vale: lo de arriba es inexacto. En esta película tan autoparódica, Emma no luchaba por el porvenir de nuestra especie, sino por conservar su pellejo en medio de una panda de divos (Seth Rogen, James Franco, Jonah Hill, Jay Baruchel Danny McBride) cuyos egos no cedían ni ante el mismísimo Satán. Pero lo hacía con una gracia, un donaire y un talento para reventar cabezas que convertían su aparición en uno de los momentos más memorables del filme junto al cameo de Channing Tatum. Y eso son palabras mayores. Además, admitámoslo: si las hordas del infierno llamaran a tu puerta, ¿verdad que molaría tener a Hermione Granger guardándote las espaldas? Pues eso.

Katniss Everdeen (Jennifer Lawrence)

Chicas fin del mundo

Lucha por nosotros en… La saga Los juegos del hambre (2012-2015)

¿Por qué la escogemos? No se fía de nadie. Y hace bien, pero nosotros sí nos fiamos de ella: cuando la guerra genocida de rigor te obliga a vivir en un páramo entre fascista y neoliberal, cuando tu presidente es un señor malísimo con la cara de Donald Sutherland y cuando te ves obligada, no ya sólo a competir en un enfermizo torneo de gladiadores, sino también a ejercer de vértice en un triángulo amoroso tirando a insípido (lo sentimos, Josh Hutcherson Liam Hemsworth, pero es lo que hay) tampoco vas a estar hecha unas pascuas todo el día. Y, cuando los ‘buenos’ de tu historia (Julianne Moore, presidenta en la sombra, y el manipulador mediático Philip Seymour Hoffman) quieren convertirte en figurín de propaganda, es el momento de tensar el arco, afilar las flechas y demostrar que a ti no te maneja nadie. Qué ganas de ver la segunda parte de Sinsajo, por favor…

Wichita (Emma Stone)

Chicas apocalipsis

Lucharon por nosotros (es un decir) en… Bienvenidos a Zombieland (R. Fleischer, 2009)

¿Por qué la escogemos? Siempre acompañada de su hermanita Little Rock (una Abigail Breslin con mucho peligro), junto a la que recorre unos EE UU zombificados, Wichita no es una chica de fiar: a poco que le convenga, te robará el coche, te quitará las armas y te dejará como pasto para los muertos vivientes. Pero claro, si tu abanico de opciones se reduce a ellas, por un lado, y por otro a ese Jesse Eisenberg tan torpe (que se lo digan a Bill Murray) y ese Woody Harrelson en persecución del último pastelito sobre la Tierra, pues blanco y en botella. Aun así, no nos pasemos de estrictos: si tuviéramos que pasar una tarde en un parque de atracciones lleno de zombies, Wichita sería la cita de nuestros sueños.

Imperator Furiosa (Charlize Theron)

Chicas heroínas

Luchó por nosotros en… Mad Max: Furia en la carretera (George Miller, 2015)

¿Por qué la escogemos? Cuando Furiosa conduce su camión de guerra, el Páramo tiembla y los machitos rabian: por algo hablamos de toda una guerrera de la carretera capaz de convertir al mismísmo Max Rockatansky (un Tom Hardy estupendo, con o sin bozal) en secundario de lujo dentro de un filme que lleva su nombre. Así, además de apabullarnos mostrando lo bien que se le sigue dando la adrenalina, George Miller ha demostrado que el cine de acción moderno será femenino o no será mediante esta titana, incorporada de inmediato a la lista de mejores heroínas de cine y que se ha convertido en carne de fanarts, artículos de fondo y memes de internet desde que apareció por primera vez en una pantalla. Y eso, cuando apareces en la misma película que un guitarrista-lanzallamas subido a un camión, es decir muchísimo. Lástima que, dada la mala leche que supuró el rodaje, las posibilidades de un spin off protagonizado por ella en solitario tiendan actualmente a cero.

(Fuente: cinemania.es)

 


COMPARTE EN
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • BarraPunto
  • Delicious
  • Reddit
  • Add to favorites
  • RSS