El agujero de la capa de ozono se está cerrando y ya es tan pequeño como en 1988

El agujero de la capa de ozono se ha reducido significativamente durante este año, alcanzando mínimos significativos y la NASA explica cuál es el motivo.


El enorme agujero de la capa de ozono, que se crea sobre la Antártida cada mes de septiembre, se encogió este año. Fue el más pequeño registrado desde 1988, según las mediciones que hizo la NASA. Abarcó 19,7 millones de kilómetros cuadrados de ancho, unas dos veces y media el tamaño de Estados Unidos, frente a la media de 26 millones de kilómetros cuadrados desde 1991.



Pero no se trata de una cura rápida. En parte, la contradicción se debe a unas condiciones climáticas particulares que mitigaron los efectos dañinos. Esta vez, el aire fue más cálido de lo normal en la Antártida y ayudó a que no se crearan nubes polares estratosféricas. Sin ellas, las sustancias químicas, como el cloro y el bromo, no tuvieron soporte para actuar en exceso destruyendo la capa de ozono.

“Las condiciones climáticas sobre la Antártida fueron un poco más débiles y llevaron a temperaturas más cálidas, lo que ralentizó la pérdida de ozono“, expresó Paul A. Newman, jefe científico de las ciencias de la Tierra en el Centro de Vuelo Goddard Space de la NASA.

Hace treinta años, el deterioro de la capa de ozono generó una preocupación mundial que culminó en el Protocolo de Montreal de 1987, un acuerdo internacional histórico que contribuyó a que se fueran eliminando el uso de químicos en refrigerantes, latas de aerosoles o aires acondicionados que debilitan la capa.

El ozono protege a la Tierra. Supone una especie de escudo contra la radiación ultravioleta que produce cáncer de piel y otras enfermedades como cataratas. La concienciación de los ciudadanos unida a la acción de los científicos empujó hacia el objetivo de volver a cerrar el agujero. Los esfuerzos globales son la otra pata de su recuperación, aunque el camino es lento.

Algunas sustancias, como los clorofluorocarbonos, quedan suspendidas en la atmósfera durante cien años. Se calcula que la capa de ozono no volverá a su forma de los años 80 hasta 2070. Un recordatorio de que la preocupación no debe acabar a pesar de que celebremos buenas noticias.

(Fuente: PlayGround)

 


COMPARTE EN
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • BarraPunto
  • Delicious
  • Reddit
  • Add to favorites
  • RSS